martes, 23 de octubre de 2018

LOS 7 NIVELES DE CONCIENCIA EN LA ALIMENTACIÓN


¿Sabías que hay muchas maneras de comer y que cada una viene implícita por diferentes conciencias? ¿Te has parado a observar que a veces te alimentas de una forma concreta reiteradamente sin tener en cuenta otras que te ayudarían a mejorar tu alimentación?

Este articulo te va a ayudar a definir cuál es la que domina en tu alimentación y si es de una manera lógica y equilibrada. Si tu forma de comer pasa por cada uno de estos niveles con el propósito de obtener una alimentación energética que te proporcione salud y vitalidad, te haga disfrutar y te ayude a cumplir tus expectativas, entonces lo estás haciendo genial.

¡Vamos a ver si es así! 



  • Alimentación Mecánica
Es nuestra primer contacto con la comida, a través de nuestra madre. Comemos porqué necesitamos ser alimentadas para vivir y es una respuesta natural de supervivencia. Es cuando sentimos hambre y sin pensar nada más comemos, abrimos el frigorífico o la despensa y cogemos lo primero que pillamos sin pararnos a pensar en nada más. Buscamos llenar "la panza" y en ese sentido cualquier cosa nos va a venir bien. Muchas veces este tipo de alimentación va asociado a comer y beber en exceso, sin degustar, sin ajustar la cantidad. También es como se alimenta la persona que sufre de "augesia" qué es la incapacidad de sentir el sabor de los alimentos.

  •  Alimentación Sensorial
La gran mayoría esta motivada por esta forma de alimentación, "como lo que me gusta aunque implique no ser lo que necesito en este momento". Esta relacionada con nuestros sentidos: la vista, el olfato, el gusto, las texturas, etc. Desde este nivel trabajan las industrias alimentarias para hacer que sus productos nos enganchen, qué prefiramos una marca y no otra y optemos por un alimento procesado en vez de por uno natural incorporando aditivos de todo tipo. Es muy típico también encontrar productos veganos que tratan de imitar productos cárnicos o lácteos y que están ultraprocesados. Desde mi cocina también trabajo  mucho desde este nivel (como cualquier cociner@) creando platos coloridos, con diferentes texturas y sabores, imitando algunas recetas tradicionales tanto saladas o dulces con proteínas vegetales, cereales integrales, verduras y/o endulzantes naturales. En resumen este nivel es "el placer de comer".

  • Alimentación Sentimental
Es el amor por la cocina de la madre, de la abuela y de todos aquellos platos o alimentos que nos traen recuerdos de la infancia y que nos transportan a un momento feliz. Así mismo es una alimentación que tiene que ver mucho con las emociones y es la que te lleva a abusar de los dulces u otro tipo de alimentos de energía extrema cuando has tenido un desencuentro emocional o no te sientes bien.  Se generan  excusas como la de  trabajar en exceso,  la de recibir maltrato de la vida o la de estar enfermo para no privarte de comer  lo que te apetece aunque sea lo que menos te conviene.
Dentro de este nivel de conciencia también esta toda la parafernalia en la mesa de velas, flores, manteles, música agradable y todo aquello que nos invite a darle más énfasis al ambiente o importancia del rito culinario.


  • Alimentación Intelectual
Es tener en cuenta nuestras necesidades nutricionales si queremos que nuestro cuerpo y mente trabajen correctamente. Aquí también entra  el estudio energético de los alimentos. Si no disponemos de conocimiento va a ser más difícil tener herramientas para hacer una buena alimentación.  Es la alimentación desde un punto de vista dietético, en muchos casos contando las calorías, los carbohidratos y demás pero la mayoría de las veces sin tener en cuenta otros aspectos. Es el nivel principal en el que se establecen los pilares para la alimentación  de un deportista profesional. Desde aquí también se mueven un montón de personas que optan por tomar 2 litros de agua al día sin tener sed, beber 1 litro de leche a pesar de tener problemas respiratorios o tomar un vaso de vino en las comidas entre otras cosas porque han oído que es saludable.

  • Alimentación Social
Nuestro entorno social por inercia nos hace comer de una manera u otra. En fechas señaladas como la Navidad no se escapa "ni Dios" de comer en exceso y con más despilfarro. Tomamos el ritmo de quien nos acompañan a comer, si es alguien que come muy rápido y no mastica nos precipitará a comer más rápidos y también de manera convulsa. Los bebes cuando empieza a tomar slidos  al principio lo hacen como un juego y les gusta de chupar, ensalivar y masticar mucho algo que posteriormente se acaba perdiendo cuando se es alimentado por personas con poco tiempo, poca paciencia o sin consciencia. Hay quién le gustaria comer mejor pero  achaca comer mucha carne porque a su marido no le gustan las verduras o porqué tiene encuentros familiares o sociales en los que no quiere destacar llevando su propia comida o avisando de que su manera de comer es diferente.
Tener la valentía de hacer nuestra propia alimentación ayuda a cambiar la tendencia, si los demás observan el bien que nos hace el comer sano van a sentir curiosidad en probar nuestra comida. 
  • Alimentación Ideológica
Aquí se encuentran todos los "ismos": vegetarianismo, veganismo, crudivorismo, higienismo, etc...Detras de la manera de comer hay una ideología con principios que nos hacen optar por unos alimentos u otros. A veces detrás de una dieta vegana se excluye todo lo que sea de origen animal o  implique explotación pero tiene cabida cualquier producto que este exento de ello a pesar de que sea veneno para el cuerpo. Las religiones también nos hablan de alimentación: comer pescado los viernes en vez de carne en la católica, no comer cerdo en la musulmana, etc. Partiendo de nuestras ideas también optamos por una alimentación ecológica y sostenible para cuidar del planeta. Comer alimentos que ya no contienen energía para no tirarlos sería una manera no tan acertada de reciclaje. Es mejor ser precisas a la hora de cocinar que alimentarnos de sobras viejas sin vibración o frescura.

  • Alimentación Energética y Consciente
Es la alimentación que tiene en cuenta nuestras necesidades personales para saber cuáles son los alimentos que necesitamos y como prepararlos. Estas necesidades cambian día a día así que no nos ceñimos a un plan concreto aunque si nos basamos en una estrategia de tomar el máximo de alimentos naturales, integrales, frescos de temporada y de cercanía, teniendo en cuenta que los  alimentos procesados se alejan de proporcionarnos la fuente de nutrientes y vitalidad que tanto necesitamos para sentirnos bien. Este nivel pasa por todos los anteriores y de esta manera se consigue hacer una cocina que nos gusta, nos hace sentir bien con nuestra manera de pensar, nos proporciona nutrición y una sangre de calidad, con la que vamos  a relacionarnos con los demás, etc. Llegados a este punto tenemos la libertad de escoger nuestros alimentos sabiendo que efecto es el que va a generar y siendo las únicas responsables de ello. Desarrollamos la intuición y la inspiración para elaborar una cocina con alto potencial y nuestro cuerpo detecta que le sienta bien y que no.
Como habéis visto hay muchas maneras de comer...

No hay comentarios: