domingo, 1 de octubre de 2017

MOCHIS RELLENOS DE SESAMO NEGRO EN TÉ DULCE DE JENGIBRE

Este verano tuve el gusto de darme un viajecito por Tailandia. Me la goce con su gastronomía... la verdad que Asia ofrece mejores posibilidades para una vegana que otros continentes. Como un extra añadido siempre tienes la opción de que te preparen un buen wok de verduras las cuales generalmente lucen con colores vivos y frescura. 

Aquí os presento el postre que más me sorprendió y él que a mi misma entonces me dije que reproduciría. De hecho hace poco hemos ofrecido una cena temática Thai en mi restaurante Baratza Kafea que os puedo asegurar que fue increible, con mucho... la mejor que he elaborado de las realizadas hasta ahora y este postre fue lo que más sorprendió a nuestros comensales así que ahora quiero compartir con tod@s vosotr@s mi versión. En Krabí hablaban de él como uno de los postres más populares y saludables.


MOCHIS RELLENOS DE SESAMO NEGRO EN TÉ DULCE DE JENGIBRE
"Bua loy nam king" 

 
Ingredientes:

Para la masa de los mochis:
  • 150 g harina de arroz dulce glutinoso
  • 100 ml agua
  • Pizca de sal marina
Para las bolas de sésamo negro:
  •  100 g sésamo negro
  •  2 cucharas melaza de arroz
Para el té :
  • 1/2 l de agua (mejor filtrada)
  • 1/2 cucharada té kukicha
  • 3 buenas  rodajas de jengibre
  • 1 trozo de limoncillo (lemón grass), en su defecto un poco de corteza de lima.
  • 1 palo de canela
  • Melaza de Arroz
  • Estevia


Elaboración: 
  • Para hacer las bolas primero necesitas tostar el sésamo negro. Es importante no pasarse con el tostado porque si no cogera un regusto amargo. Recuerda que tostar el sésamo no es cambiar de color sino hincharlo y para ello se necesita lavar primero. Con ayuda de un molinillo muele completamente las semillas y después dentro de un bol mezcla bien el sésamo con la melaza. Después es muy fácil con las manos darles una forma redondeada. Con esta cantidad de sésamo  tendrían que salir al menos 20 bolas. 
  • Para hacer el mochi mezcla la harina de arroz dulce con el agua hasta hacer una masa moldeable. Coge una porción de esta,  aplasta bien con las manos y envuelve una de las bolas,  más o menos con medio cm de grosor la envoltura blanca.


  •  Una vez tengas todas las bolas hechas vierte en un cazo 1 litro de agua para llevar a ebullición con una pizca de sal marina. Incorpora parte de las bolas dentro para que se cocine la masa de harina. Sabras que estan cocidas cuando floten. 
  • Ahora solo nos falta preparar el té. Colocamos 1/2 litro de agua al fuego, una vez que hierva añade el kukicha, el jengibre, la canela y el lemon grass que previamente hemos machacado un poco y cortado en rodajitas. Tapar y cocinar durante 10 minutos y dejar reposar otros 5 minutos. Colar y endulzar al gusto  con un poco del melaza y un poquito de estevia.
  • Servir los mochis en un bonito bol cubiertos con un cazo del té de jengibre dulce y decora con unas hojas de hierbabuena y algún fruto rojo.
Disfruta del placer de un postre tan sencillo, nutritivo y que fortalece  sistema nervioso y  huesos.
Además puedes usar las bolitas de sésamo como snack.

 


viernes, 1 de septiembre de 2017

ENDIVIAS CON RÚCULA Y SALSA PESTO



Si hay algo que me exaspera es ir al mercado, a las tiendas ecológica o a una frutería y encontrarme cajas  donde se tiran las partes verdes comestibles de muchas verduras como si de desechos se trataran. Partes Verdes muy ricas en clorofila, por lo tanto con un gran contenido en  magnesio que con una buena digestión se convertirán en hierro y que nos van a aportar frescura y muchísimas vitamina antioxidantes. Esto ocurre por ejemplo con el verde del puerro, de la cebolleta, de la borraja y del rabanito. Así que a veces me podréis ver escarbando, recogiendo estos tesoros y llevandomelos entre una mezcla de fastidio y gusto pues yo si que los aprovecho con sana alegria porque hay veces que incluso compro estas verduras  con el principal fin de usar la preciada parte verde.



Os voy a enseñar como preparar un delicioso pesto con las hojas de los rabanitos y este a su vez lo presentaremos rellenando unas endivias. Esta es mi propuesta pero posibilidades hay infinitas como un spread para untar en nuestros sandwiches o bocadillos, para añadir a nuestra pasta, para diluir y añadir a nuestras ensaladas y un largo etc...

ENDIVIAS CON RÚCULA Y PESTO
Ingredientes:
  • 2 endivia
  • 1 bol de rúcula
  • Pickles de Rabanito 
  •  ½ taza de maíz.
Ingredientes del Pesto: 
  • 3 ramas de albahaca (bien picada)
  • Verde de 1 manojo de rabanito
  • 3 flores de brócoli
  • 3 c.s. Almendra tostada y molida
  • 1 diente de ajo (rallado)
  • 3 c.s. aceite oliva
  • 1 c.s. miso blanco
  • sal marina
  • Agua filtrada



Elaboración del Pesto:

  •  Pon en un cazo 1/2 litro de agua a hervir, una vez que esta en ebullición añade una pizca de sal marina e incorpora las flores del brócoli. Cocina con tapa durante 5 minutos o hasta que el brócoli este tierno. Saca, escurre y pasa por agua fría o deja enfriar. Reserva el agua.

  • Selecciona las hojas más verdes del manojo de rabanito, lava y elimina los tallos. En el mismo agua que cocinaste el brócoli escalda las hojas durante 50 segundos y después pasa por agua fría o deja enfriar . Después deberas escurrir apretandolas entre tus manos para eliminar el exceso de líquido y posteriormente cortar en trocitos con un cuchillo para que sea más fácil de batir.

  • Pon en una jarra de batir todos los ingredientes del pesto menos el agua. Haz puré y ahora si, añade agua hasta conseguir la consistencia deseada, tiene que quedar como una salsa bastante  lígera. Pruebalo y si fuera necesario rectifica de sal o añade un poquito más de miso blanco.



Elaboración del emplatado:
  • Deshoja las endivias reservando solo las hojas más grandes que serán las que rellenemos. Las pequeñas podemos cortar pequeño para el relleno. Trocea la rúcula y corta los rabanitos en rodajas, si tuvieras pickles de rabanito sería incluso mucho más colorido. 

  • Rellena cada hoja con un poco de salsa pesto, unas hojas de rúcula, las hojas de endivia troceadas, los rabanitos, 2 olivas negras y el maíz. 
  • Eh voila!!! Esto yo si que considero restabilizar y darle sostenibilidad a nuestros productos de la huerta y además de una manera vistosa y delicatessen. 



martes, 1 de agosto de 2017

HELADO DE MELOCOTON con CANELA y NARANJA

¿A quien no le gusta cuando llega el verano comerse un buen helado? 
No mientas, que se que a ti también. 

¡Ahora! la diferencia esta en comerse uno artesanal, con ingredientes naturales o  uno comercial lleno de aditivos, grasas trans, azucar a porrillo y demas. La verdad es que cuando por la razón que sea optas por uno de estos... leer los ingredientes (si puedes porqué a veces se necesita lupa) es un corte de rollo o un rayo de consciencia, dependiendo lo que eliga tu.

Podemos elaborar nuestros helados caseros. Hay un montón de opciones desde alguna sencillisima como trocear y congelar la fruta y despues hacer cremosa con ayuda de un procesador o batidora a muchas otras técnicas y recetas que os enseñamos en los cursos o en infinidad de recetas que pululan por ahí. Yo te animo a que elabores esta receta sencilla de elaborar y con ingredientes al alcance de cualquiera.


HELADO DE MELOCOTON con CANELA y NARANJA



Ingredientes:
  •  4 melocotones (pelados y troceados) 
  • 1 taza de leche de avena 
  • 200 ml de nata de avena 
  • 5 cucharadas de melaza de arroz 
  • 3 cucharadas de crema de almendra blanca. 
  • 3 tiras de piel de naranja ecológica. 
  • 1 palo de canela. 
  • 1 pizca de sal marina.

Elaboración:

  • En una cazuela colocar la leche de avena, el palo de canela y la piel de naranja y cocinar durante 5 minutos a fuego lento. 
  • Añadir los melocotones troceados y una pizca de sal. Cocinar durante 5 minutos a fuego bajo-medio con tapa. Vigilar cuando hierva que no se salga el líquido. 
  • Transcurrido este tiempo transferir el contenido de la cazuela a una jarra apartando la canela y la piel de naranja, añadir la melaza, crema de almendras y la nata. Con ayuda de una batidora o procesador hacer una textura cremosa  a la vez que  mezclais todos los ingredientes bien. 
  • Dejar que coja temperatura ambiente. 
  • Colocar en el congelador durante al menos 2 horas. 
    Es conveniente cuando haya pasado una hora de estar en el congelador remover con una varilla o con la batidora a fin de que no haga cristales de hielo. Si tenemos una heladera este problema se resuelve quedando una consistencia muy cremosa.

Disfruta de la fruta de temporada y orgasmate  tu y los tuyos con este delicioso helado casero.

martes, 4 de julio de 2017

ENSALADILLA RUSA de ARROZ

En verano me apetecen platos fresquitos y además la ensaladilla rusa me pierde. Así que esta versión más macrobiótica es genial. Una manera deliciosa de tomar nuestro arroz de cada día... ja ja ja.

Tenemos además la opción de no mezclar con la veganesa y de esa forma que sea más saludable, entonces le añado vinagre de umeboshi, vinagre de arroz y aceite de oliva, por supuesto de primera presión en frío...el puro zumito de la oliva. De esa manera le llamo Ensalada de Arroz Sol Naciente y me fascina también. Y bueno, porqué no, aprovechar que preparamos todos estos ingredientes para hacer las 2 versiones. Yujjjuuuuuuuu! esto es genial!!!


                                           ENSALADILLA RUSA de ARROZ

 INGREDIENTES:
  • 1 taza arroz integral
  • 1 Pimiento rojo (escalibado y cortado en tiras)
  • 4 Pepinillos (cortados en cubitos)
  • 1 Zanahoria (en cubitos)
  • Guisantes frescos o cocidos
  • Olivas negras para decorar 
Ingredientes Veganesa:  
  • 1 taza de aceite de girasol
  • 1/3 taza de leche de soja
  • 1 cucharada zumo de limón
  • Sal marina

ELABORACIÓN 
 
  • Lava el arroz y poner en una cazuela con 2 medidas de agua. LLeva a ebullición, una vez que hierve incorporar la sal y cocinar  con tapa a fuego mínimo durante 1 hora aproximadamente o hasta que no quede agua , si cocinas con gas probablemente necesitaréis un difusor . Deja enfriar.
 
  • En una cazuela colocar ½ litro de agua. Cuando hierva añadir una pizca de sal, si los guisantes son frescos una vez sacados de la vaina hay que hervir a fuego medio con tapa y una pizca de sal durante 10 minutos. Después saca a un colador y enfriaremos bajo el grifo. Aprovecha esta agua de cocción para  cocinar la zanahoria  durante 5 minutos, esta vez a fuego fuerte y sin tapa. Repite la operación de sacar la verdura a un colador y enfriar bajo el grifo.
 
  • Para hacer la veganesa pon todos los ingredientes en una jarra de batir. Yo lo hago en este orden: primero la leche de soja, luego el aceite y por último el zumo de limón y la sal. Ahora pasale la batidora haciendo movimientos de abajo a arriba
 
  • Mezcla el arroz con los pepinillos, la zanahoria, los guisantes, ¾ partes de de los pimientos cortados en trocitos y ¾ partes de la veganesa.  Extender la mezcla en una bandeja, dejar que se asiente y cubrir con la veganesa restante y decorar con los pimientos y las olivas.
Deja refrigerar un poquito y estas preparad@ para chuparte los dedos. Y ya es de vicio si la acompañas con un pan de centeno u otro crujiente. ¡ON EGIN, cebollin!  ¡Que aproveche, cebollin@!

 

miércoles, 31 de mayo de 2017

El BATIDO VERDE de MACROTINA

Sabemos que los batidos verdes están de moda y ¡viva! estas modas saludables...evidentemente esto es mejor que él estar de moda el tocino y la panceta o los gin tonic (que curiosamente si le pegas a uno de estos inevitablemente vas a desear el otro).


Aunque hay tendencias más sanas que otras siempre necesitamos algo más de información para que realmente esto sea así. Vamos a poner un ejemplo, tomar batidos verdes es saludable pero a mi criterio no lo es tanto saltarte comidas y suplirlas regularmente por un batido. El día que no tenemos tiempo para cocinar sustituir por un rico batido con muchas hortalizas, frutos secos o semillas y alguna fruta será mucho mejor que tomar un par de pinchos de tortilla de patata o nada. Así pensado es una buena opción. Ahora dejar de tomar alimentos más solidos que requieren de una masticación con todo lo que esto conlleva (ejercitar las mandíbulas, alcalinizar los alimentos ingeridos mediante la saliva y masticación, reflejo motriz en nuestro hará, información de nuestros dientes a cada uno de nuestros órganos, bombeo de sangre con repercusión en nuestro sistema circulatorio y cerebral, etc...)  y cubrir nuestras necesidades alimenticias solo a batidos como si fuéramos bebes no me parece lógico.

Por otro lado hay que observar si en el momento necesitamos alimentos de naturaleza fría o caliente y de la misma manera si es mejor tomar una sopa caliente u otros alimentos cocinados para adaptarnos optimamente a la estación del momento a nuestras necesidades.

Si algo me gusta de la macrobiótica es que en la búsqueda de nuestro equilibrio personal esta abierta a nuevas tendencias ( por lo menos la que yo práctico😊) y te tengo que decir que ahora que hace calorcito he cambiado mi desayuno de crema de cereal por un batido verde de mi creación. Me encanta sentir este montón de vitaminas, de clorofila y de nutrientes inundando mi organismo de frescura y de salud. Y tengo que confesar que también me hace sentir que mediante este alimento  conecto más con mi energía femenina. Después cada día observaré que necesito más si un coctel de vitaminas y fibra o mi energética crema de cereal o mi tonificante sopa de miso.

¡Disfruta de esta receta como lo hago yo!

BATIDO VERDE de MACROTINA


Ingredientes para 2 copas grandes:
  • 1/2 manzana
  • 3 flores de brocoli
  • 1/2 aguacate
  • 1 trozo de calabacín con piel
  • 2 rabanitos
  • 2 cucharadas de amazake
  • 1 cucharada de lino molido
  • Agua filtrada

Elaboración:
  • Trocear todas las verduras y fruta a la vez que colocamos en la jarra de batir. 
  • Incorporar el amazake y el lino.
  • Cubrir con agua y batir hasta que quede una textura homogenea. Añadir más agua si fuera necesario.
 Mi recomendación es que lo tomes siempre recién hecho y que si las verduras están frías del frigorífico le pongas el agua del tiempo a no ser que haga mucho mucho calor que en ese caso te pedirá refrescarlo un poquito.

miércoles, 3 de mayo de 2017

TEMPEH : "El rey de las protéinas vegetales"



¡Me encanta el tempeh! Y como digo es el rey de lás proteinas vegetal y la menos conocida y utilizada. Evidentemente porqué no se conocen sus virtudes y porqué como todo hay que saber preparar y cocina. Es de origen indonesio elaborada con soja amarilla pelada y partida, primero cocinada y después fermentada. Es la fermentación provocada por el hongo Oligasporus Rizopus la que hace que la legumbre se aglutine formando un bloque. Su forma puede ser en plancha o en cilindro. 

En Indonesia practicamente cada "Warung" (puestos de comida callejera) lo ofrece en infinidad de versiones y por supuesto en los restaurantes locales, siendo un básico en la alimentación de la población de este archipielago. Ya te digo que para l@s vegan@s este país es un paraiso gastronómico.

Encontramos diferentes tipos de tempeh de soja en el mercado: frescos, con algas, ahumados, cocidos con tamari o shoyu, macerados, etc. Los 3 primeros es necesario primero cocinar, mientras que los 2 últimos podríamos consumirlos así directamente.



En cuanto al tempeh fresco es importante deciros que el de mejor calidad es el que se presenta más blanco por fuera porque esto demuestra que no esta pasteurizado y que contiene todas sus vitaminas y fermentos. El tempeh contiene Vit. B12 pero solo si no esta pasteurizado. ¡Atención! A veces puede tener en esa capa nevadita blanca manchas de moho negro, no preocuparse porque pueden ser también del proceso de fermentación.

Esta proteína vegetal es de mejor calidad que el tofu puesto que es la soja entera y esta más cocinado. Además la fermentación produce una mejor digestibilidad y amplia sus beneficios nutritivos proporcionando más vitaminas.

Su sabor es único y no te deja indiferente o lo amas o lo puedes detestar aunque evidentemente para ello es importante saber prepararlo. Es un buen sustituto de los quesos fuertes tanto a nivel de sabor  como energético. Para ello podemos elaborar un delicioso queso de tempeh. ¿Como lo preparamos? Se cubre el tempeh con una capa fina de shiro miso (miso blanco o joven) y se deja fermentar durante 24 o 48 horas si os gustan más los sabores potente. Yo no lo guardo en el frigo pero si en  un recipiente hermético de cristal en algún lugar donde no haya demasiado calor. Transcurrido este tiempo se le quita el miso, él cual se puede reciclar en alguna salsa, aliño o sopa y se hace a la plancha con un poquito de aceite de oliva. ¡Exquisito y energético! Como temtenpie, para un sandwich, etc.



Me fascina también marinado. Para ello es necesario primero freirlo ligeramente en abundante aceite (tipo freidora) hasta que coge un color dorado y un poco crujiente. Después lo marinaremos al fuego con 2 cucharas de shoyu, 2 cucharadas de mirin (vino dulce de arroz) y 2 cucharadas de vinagre de arroz, sin parar de remover y hasta que se absorba y evaporen los líquidos. Otro snack delicioso, como acompañante para  platos de pasta o cereal, para nuestros bocatas para un día de campo o de viaje o como principal ingrediente para nuestros platos protéicos por poner algunos ejemplos. En Baratza Kafea tenemos un plato de tempeh que triunfa: Tacos Mexicanos de Tempeh y por supuesto nos acompaña infinidad de veces en nuestro menú.

Se puede elaborar tempeh también de otras legumbres, es el caso del garbanzo del que ya se comercializa y otros como la soja negra o alubias pero estas de momento son versiones caseras no menos interesantes. 

El tempeh si tenemos  lo podemos elaborar en casa pero para ello necesitamos  el Rizopus y una incubadora donde mantenerlo a 28-30º durante 24 horas para  que se produzca optimamente la fermentación. La opción más sencilla es comprarlo en ecotiendas de alimentación saludable para utilizarlo una o dos veces en semana.


lunes, 3 de abril de 2017

GOMA-DOFU, el tofu de sesamo para fortalecer tus huesos.


Cuando estudiaba en el Kushi Institute de Ámsterdam tuve la ocasión de aprender esta delicada receta de origen Japonés. Goma quiere decir sésamo y Dofu  tofu, así se traduciría como " tofu de sésamo".
Hace poco he recuperado la receta para enseñarla a mis alumn@s de 2º futuros profesionales de la macrobiótica. Me di un paseo por internet para recoger algo más de información sobre esta preparación y apenas encontré nada en castellano, así que me dije: "chica, pues tendrás que publicar  algo porqué una receta tan medicinal como esta tiene que ser patrimonio de tod@ aquel que le gusta cuidarse y curarse con los alimentos".

En una pagina en ingles he leído que el goma-dofu se elaboraba en los monasterios budistas donde se practica el veganismo. Moler el sésamo era un trabajo que se dejaba para los monjes más jóvenes porqué el trabajo duro fortalecía su carácter. Ya veis la alimentación medicinal sana incluso antes de ser ingerida. Esta receta la podemos realizar a partir de tahin (mantequilla de sésamo) pero no es lo que recomiendo porqué cambiará en gran parte su naturaleza terapéutica y es más propongo realizarlo con sésamo negro porqué este tiene menos aceite y más calcio.


Ah ja!, ya vamos entendiendo porqué el goma-dofu es un alimento beneficioso para nuestros huesos, además de para nuestros dientes, uñas, cabello, sistema nervioso, memoria, cerebro y un largo etc. Si, el sésamo es muy rico en calcio muchísimo más que la leche y además con mejor capacidad de absorberlo por ser un alimento integral. Además contiene Omega 6 y Omega 3 que le proporcionan propiedades desinflamatorias, proteínas de calidad por lo que ratifico que siempre deberían estar en nuestra dieta diaria como super alimento que es.

No, el tahin no es lo mismo, muy recomendable en dieta de transición hacia una alimentación natural (quitamos la mantequilla y el tahin es un sustituto mucho más saludable) pero muy pegajoso y graso para nuestro hígado y páncreas una vez que ya estamos en un nivel de alimentación consciente elevado.



El otro ingrediente del goma-dofu es el kuzu del cual solamente podemos contar virtudes aunque eso no significa que valga para todo como much@s piensan. A mi parecer hay que consumirlo con moderación o por lo menos desde la consciencia y la consideración de ser un alimento medicinal. Se toma cuando se necesita y es "mano de santo": alcaliniza, protector del estomago, cura la diarrea, antidepresivo, ayuda a mejorar cualquier problema pulmonar que tenga su reflejo originado en disfunción intestinal y  también fortalece los huesos.

Goma-dofu ten en cuenta esta receta para elaborar tus menús medicinales. Suave, exquisito, delicado y sobre todo muy terapéutico para reuma, artritis, osteoporosis, hernia disca e incluso gingivitis, periodontal, calvicie, para mejorar la concentración y un largo etc.

GOMA-DOFU de SÉSAMO NEGRO


Ingredientes:
  • 1 taza (250ml) sésamo negro
  • 1/2 litro agua
  • 1 taza (250 ml) kuzu
  • 1 trozo de jengibre (pelado y rallado)
  • Sal marina
  • Shoyu o tamari
Elaboración:

·        Tostar el sésamo y moler prácticamente por completo con el suribachi (mortero japonés), que haya algunas semillas sin moler completamente va a darle un toque crujiente a la sedosidad del goma-dofu.
·        En una cazuela mezclar el sésamo con el agua y colocar al fuego para llevar a ebullición, añadir un poquito de s. Por otro lado mezclar en un bol el kuzu con la mínima cantidad de agua. Una vez que esta caliente ir incorporando el kuzu poco a poco sin parar de remover con una varilla procurando no   dejar que hierva para conservar sus propiedades medicinales.
·       Colocar en un molde, dejar enfríar. Una vez compacto cortar en cubos y servir cada uno con un poquito de jengibre rallado y unas gotas de shoyu.

¡Disfruta de la magia de Japón y del poder de la cocina medicinal!
Espero que sepas valorar esta sutileza, no esperes degustar un plato de sabores intensos.

viernes, 3 de marzo de 2017

ALBONDIGAS VEGANAS con SALSA DE CHAMPIÑONES

Las albóndigas es un plato que prácticamente apasiona a todo el mundo. Yo suelo decir que si quieres gustar y los comensales a los que te enfrentas son complicadillos: "Frito y horneado éxito asegurado". Si bien no nos podemos regularmente basar en esta premisa para el  gustar y agradar si nuestra motivación es ofrecerles  una alimentación y dieta más saludable.

Pero de vez en cuando tenemos y debemos que elaborar cositas así que nos recuerdan sensorialmente a platos con los que nos hemos alimentado en nuestra infancia. Probablemente nos tocaba dar la forma a las albóndigas con l@s aitas, disfrutábamos compartiendo la cocina con la familia y después del festín de comerlas.

Se pueden elaborar albóndigas con cereales, con proteínas vegetales, con legumbres y todas ellas
son deliciosas. De la misma manera podemos elaborar hamburguesas o croquetas. Y si luego preparamos una buena salsa para regarlas a nuestro gusto....ya hemos triunfado!

Disfruta de este plato en mi restaurante Baratza Kafea.


ALBONDIGAS VEGANAS con SALSA DE CHAMPIÑONES


INGREDIENTES para las albóndigas:
  • 2 tazas (250ml) de Avena en copos finos
  • 2 tazas iguales de agua caliente
  • 2 cebolletas
  • 1 zanahoria grande
  • 1 trozo de calabacín
  • 1 rama de apio
  • 1 ajo
  • Curcuma y Curry
  • 3 c.s. Aceite de Oliva 1º presión en frío
  • Sal marina
  • Aceite para freír
INGREDIENTES para la salsa de champiñones:
  • 200g de champiñones
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • 1 vaso de crema de avena
  • Aceite de Oliva
  • Sal Marina.

ELABORACIÓN:
  1. En primer lugar debemos hidratar los copos de durante al menos media hora.
  2. Cortamos la cebolla  y el apio en cuadraditos pequeños, la zanahoria y el calabacín lo rallamos con el rallador fino.
  3. Ahora prepararemos un salteado, calentamos el aceite en una sartén o wok y comenzamos salteando la cebolla con una pizca de sal  durante 5 minutos hasta que coja bien de color. Incorporamos el apio salteamos unos 3 minutos y así vamos añadiendo ingredientes, el calabacín lo último. Añadimos cúrcuma y curry al gusto, todo cogerá un bonito color amarillo, para eso hay que remover bien. Dejamos enfriar.
  4. Hacemos bolas con las manos húmedas y freímos en una sartén o freidora con abundante aceite. Yo uso aceite de girasol desodorizado.
  5. Para hacer la salsa cortamos la cebolla y los champiñones en medias lunas y el ajo lo picamos fino o lo rallamos. En una cazuela calentamos el aceite y empezamos salteando la cebolla con el ajo con una pizca de sal durante 10 minutos o hasta que coja colorcito. Agregamos los champis con otra buena pizca de sal, los vamos a saltear hasta que pierdan el agua entonces incorporaremos la crema de avena. Reducimos la salsa durante 5 minutos a fuego lento y con tapa y por último rectificamos de sal si fuera necesario. En caso de poner más sal cocinaríamos algunos minutos más, en caso de que veamos que la salsa ha espesado mucho podemos añadir un poco de agua o leche de avena.
  6. Servimos las albóndigas con una buena cantidad de salsa y decoramos con un poco de perejil picado o algún otro verde.
          Y a disfrutar de la creativa, respetuosa y gastronómica cocina vegana!




miércoles, 1 de febrero de 2017

EL INVIERNO, tiempo de calentar y remineralizar.



No me digáis que no os parece un poco raro  cuando veis a gente comiendo helados en invierno, también lo es que habiendo bajas temperaturas  haya quien sigue comiendo ensaladas como plato principal "en el pan nuestro de cada día" o tomando un montón de piezas de fruta que además a veces son tropicales. Si!.. las frutas enfrían y más si son crudas o en forma de zumo o peor todavía tropicales. 

Aunque no es de extrañar quien tenga esta a veces inconsciente forma de alimentarse  si en casa tenemos la calefacción a 27º. Luego es normal que tengamos esa incapacidad de adaptarnos a la estación dominante. Y claro luego llegan los catarros, las gripes brutales que normalizamos como si tenerlas fuera lo más normal del mundo, "porque otra vez hay epidemia": se suele decir. Una lastima que no atemos cabos para entender que probablemente nuestra alimentación no ha sido la apropiada.

El invierno es el momento de tomar alimentos calientes, de fortalecer nuestros riñones, de remineralizarnos y seguir nutriendonos que es lo que comenzamos a hacer en otoño. De esta manera nuestra vitalidad y sistema inmune "bailaran a nuestro son" para realizar todos nuestros proyectos y metas. Nos sentiremos a gusto, adaptables y sobre todo con seguridad.



Para ello tenemos que contar en nuestra dieta de invierno con las legumbres especialmente las azukis, la soja negra y las alubias (curiosamente tienen forma de riñón), con cereales que calientan como el trigo sarraceno, el arroz de grano corto y el mijo. En cuanto a las verduras haremos más énfasis en las verduras de raíz: zanahorias, chirivías, raíz de apio, nabos, etc... y en las pertenecientes a la familia de las cruciferas: berza, coliflor, coles de bruselas, kale, lombardas, etc. Las algas tendrán un papel fundamental a la hora de aportarnos minerales: especialmente kombu, espagueti de mar y arame. Las frutas mejor las tomaremos cocinadas y para los postres también podemos usar frutas secas o verduras.

A nuestros riñones, lease  vejiga y órganos sexuales no les gusta los alimentos fríos: el exceso de ensaladas, frutas, zumos, bebidas azucaradas, solanáceas: pimientos, tomates, berenjenas o patatas...que casualidad hortalizas de verano! verduras muy expansivas y frías como las espinacas, cardo, alcachofas, champiñones por lo menos en gran cantidad. Así mismo, mejor evitar los congelados los cuales aunque luego cocinados siguen reportando una energía de frío a nuestro organismo, además de no aportar el más mínimo KI (energía vital).


Por otro lado, es recomendable llevar bien abrigados los "riñoncicos", para ellos os recomiendo un haramaki. ¿Que que es el queeeee?... haramaki, una faja de algodón con un poco de elástico, apretada pero cómoda de llevar que nos asegura mantener nuestra energía y calor sin que se escape por una de las puertas de entrada y salida de nuestra vitalidad y temperatura corporal...otra vez los riñones.
Bueno, una camiseta larga, calida y ceñida también puede hacer el apaño.

Si el corazón es el órgano rey, los riñones son el primer ministro...vamos quienes mandan en realidad. Estos son nuestras baterías, si estas no funcionan no "power".

Y para reservar nuestras pertrechas baterías, no trasnochar o trabajar en exceso sería lo ideal.  También se veran afectados si estas habitualmente viajando en avión o si tienes excesiva o carente actividad sexual.