viernes, 3 de marzo de 2017

ALBONDIGAS VEGANAS con SALSA DE CHAMPIÑONES

Las albóndigas es un plato que prácticamente apasiona a todo el mundo. Yo suelo decir que si quieres gustar y los comensales a los que te enfrentas son complicadillos: "Frito y horneado éxito asegurado". Si bien no nos podemos regularmente basar en esta premisa para el  gustar y agradar si nuestra motivación es ofrecerles  una alimentación y dieta más saludable.

Pero de vez en cuando tenemos y debemos que elaborar cositas así que nos recuerdan sensorialmente a platos con los que nos hemos alimentado en nuestra infancia. Probablemente nos tocaba dar la forma a las albóndigas con l@s aitas, disfrutábamos compartiendo la cocina con la familia y después del festín de comerlas.

Se pueden elaborar albóndigas con cereales, con proteínas vegetales, con legumbres y todas ellas
son deliciosas. De la misma manera podemos elaborar hamburguesas o croquetas. Y si luego preparamos una buena salsa para regarlas a nuestro gusto....ya hemos triunfado!

Disfruta de este plato en mi restaurante Baratza Kafea.


ALBONDIGAS VEGANAS con SALSA DE CHAMPIÑONES


INGREDIENTES para las albóndigas:
  • 2 tazas (250ml) de Avena en copos finos
  • 2 tazas iguales de agua caliente
  • 2 cebolletas
  • 1 zanahoria grande
  • 1 trozo de calabacín
  • 1 rama de apio
  • 1 ajo
  • Curcuma y Curry
  • 3 c.s. Aceite de Oliva 1º presión en frío
  • Sal marina
  • Aceite para freír
INGREDIENTES para la salsa de champiñones:
  • 200g de champiñones
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • 1 vaso de crema de avena
  • Aceite de Oliva
  • Sal Marina.

ELABORACIÓN:
  1. En primer lugar debemos hidratar los copos de durante al menos media hora.
  2. Cortamos la cebolla  y el apio en cuadraditos pequeños, la zanahoria y el calabacín lo rallamos con el rallador fino.
  3. Ahora prepararemos un salteado, calentamos el aceite en una sartén o wok y comenzamos salteando la cebolla con una pizca de sal  durante 5 minutos hasta que coja bien de color. Incorporamos el apio salteamos unos 3 minutos y así vamos añadiendo ingredientes, el calabacín lo último. Añadimos cúrcuma y curry al gusto, todo cogerá un bonito color amarillo, para eso hay que remover bien. Dejamos enfriar.
  4. Hacemos bolas con las manos húmedas y freímos en una sartén o freidora con abundante aceite. Yo uso aceite de girasol desodorizado.
  5. Para hacer la salsa cortamos la cebolla y los champiñones en medias lunas y el ajo lo picamos fino o lo rallamos. En una cazuela calentamos el aceite y empezamos salteando la cebolla con el ajo con una pizca de sal durante 10 minutos o hasta que coja colorcito. Agregamos los champis con otra buena pizca de sal, los vamos a saltear hasta que pierdan el agua entonces incorporaremos la crema de avena. Reducimos la salsa durante 5 minutos a fuego lento y con tapa y por último rectificamos de sal si fuera necesario. En caso de poner más sal cocinaríamos algunos minutos más, en caso de que veamos que la salsa ha espesado mucho podemos añadir un poco de agua o leche de avena.
  6. Servimos las albóndigas con una buena cantidad de salsa y decoramos con un poco de perejil picado o algún otro verde.
          Y a disfrutar de la creativa, respetuosa y gastronómica cocina vegana!




miércoles, 1 de febrero de 2017

EL INVIERNO, tiempo de calentar y remineralizar.



No me digáis que no os parece un poco raro  cuando veis a gente comiendo helados en invierno, también lo es que habiendo bajas temperaturas  haya quien sigue comiendo ensaladas como plato principal "en el pan nuestro de cada día" o tomando un montón de piezas de fruta que además a veces son tropicales. Si!.. las frutas enfrían y más si son crudas o en forma de zumo o peor todavía tropicales. 

Aunque no es de extrañar quien tenga esta a veces inconsciente forma de alimentarse  si en casa tenemos la calefacción a 27º. Luego es normal que tengamos esa incapacidad de adaptarnos a la estación dominante. Y claro luego llegan los catarros, las gripes brutales que normalizamos como si tenerlas fuera lo más normal del mundo, "porque otra vez hay epidemia": se suele decir. Una lastima que no atemos cabos para entender que probablemente nuestra alimentación no ha sido la apropiada.

El invierno es el momento de tomar alimentos calientes, de fortalecer nuestros riñones, de remineralizarnos y seguir nutriendonos que es lo que comenzamos a hacer en otoño. De esta manera nuestra vitalidad y sistema inmune "bailaran a nuestro son" para realizar todos nuestros proyectos y metas. Nos sentiremos a gusto, adaptables y sobre todo con seguridad.



Para ello tenemos que contar en nuestra dieta de invierno con las legumbres especialmente las azukis, la soja negra y las alubias (curiosamente tienen forma de riñón), con cereales que calientan como el trigo sarraceno, el arroz de grano corto y el mijo. En cuanto a las verduras haremos más énfasis en las verduras de raíz: zanahorias, chirivías, raíz de apio, nabos, etc... y en las pertenecientes a la familia de las cruciferas: berza, coliflor, coles de bruselas, kale, lombardas, etc. Las algas tendrán un papel fundamental a la hora de aportarnos minerales: especialmente kombu, espagueti de mar y arame. Las frutas mejor las tomaremos cocinadas y para los postres también podemos usar frutas secas o verduras.

A nuestros riñones, lease  vejiga y órganos sexuales no les gusta los alimentos fríos: el exceso de ensaladas, frutas, zumos, bebidas azucaradas, solanáceas: pimientos, tomates, berenjenas o patatas...que casualidad hortalizas de verano! verduras muy expansivas y frías como las espinacas, cardo, alcachofas, champiñones por lo menos en gran cantidad. Así mismo, mejor evitar los congelados los cuales aunque luego cocinados siguen reportando una energía de frío a nuestro organismo, además de no aportar el más mínimo KI (energía vital).


Por otro lado, es recomendable llevar bien abrigados los "riñoncicos", para ellos os recomiendo un haramaki. ¿Que que es el queeeee?... haramaki, una faja de algodón con un poco de elástico, apretada pero cómoda de llevar que nos asegura mantener nuestra energía y calor sin que se escape por una de las puertas de entrada y salida de nuestra vitalidad y temperatura corporal...otra vez los riñones.
Bueno, una camiseta larga, calida y ceñida también puede hacer el apaño.

Si el corazón es el órgano rey, los riñones son el primer ministro...vamos quienes mandan en realidad. Estos son nuestras baterías, si estas no funcionan no "power".

Y para reservar nuestras pertrechas baterías, no trasnochar o trabajar en exceso sería lo ideal.  También se veran afectados si estas habitualmente viajando en avión o si tienes excesiva o carente actividad sexual.


jueves, 15 de diciembre de 2016

PANELLETS de BONIATO sin AZÚCAR

LLega la Navidad y nos volvemos loc@s queriendo comer, agasajar y tantas otros devaneos en los que caemos todos a pesar de  no querer ser consumistas, caer en el exceso o salirnos de nuestra dieta equilibrada. 

Si, nos vemos arrastrad@s, devorad@s por la gula....pero atención no sucumbamos! Siempre hay opciones más saludables que nos pueden volver loc@s de placer y que por muy morad@s que nos pongamos no vamos a ir al extremo energético del Yo-yo donde normalmente caemos en picado después de la bacanal.

Hay por muchas cosas que no me gusta la Navidad, pero hay una por la que me encanta. Porqué es el único momento del año que hago Panellets...tonta de mi!. Normalmente comparto estos momentos con mis alumn@s por estas fechas. Tengo que decir que si no fuera pamplonica me hubiera gustado haber nacido en Barcelona, me chifla esta ciudad y algo grande que tienen (los catalanes en general) son los boniatos y las calabazas asadas en puestos ambulantes, los panellets, los calçots y una gastronomía variada y exquisita. Visca Catalunya!

Bueno al tema, recetas de PANELLETS de BONIATO sin AZÚCAR



Ingredientes:

  • 2 tazas almendra molida
  • 1 boniato grande
  • 2 c.s. Pasas
  • 3 c.s. Melaza de arroz
  • pizca sal marina 
extras: piñones, almendras picadas o laminadas, 4 cucharadas coco rallado, 4 cucharadas cacao en polvo o harina de algarroba


Elaboración:

  • Para preparar la masa base para los panellets necesitamos cocinar al vapor el boniato una vez pelado y cortado en rodajas. Cuando estén tiernos, los ponemos en un bol y los chafamos con ayuda de un tenedor o un cucharón. En el bol añadimos la almendra molida y  la melaza de arroz. Lo mezclamos todo hasta conseguir una pasta. Si vemos que está muy húmedo habrá que añadir un poco más de almendra.
  • Separamos la masa en tres, reservamos la primera porción, el segundo lo mezclamos con el coco  y el tercero, lo mezclamos con cacao. Ahora llevamos todas las masas a  la nevera donde dejamos reposar y que se enfrie.
  • Con la masa original se pueden hacer tres formas: una bola que se reboza con piñones, un churrillo que se reboza con almendra picada y una bola que se chafa (como si fuera una hamburguesa) y se pone una almendra o mermelada en el centro. Se pueden pintar con shoyu y después se colocan en la bandeja del horno que previamente hemos colocado papel vegetal.
 

  • Con la masa con coco se hacen conos, se pintan con un poco de shoyu. Con la masa con cacao se hacen bolitas. Colocamos también en la bandeja para hornear.
  • Horneamos durante unos 25 minutos a una temperatura muy baja, unos 100º vigilando que no se tuesten demasiado. Se comen a temperatura ambiente.

Mamma mia!!! que deleite!!! 
Así que deja que se templen que ya te veo que no vas a dejar uno!!!    Menuda ricura!!!

lunes, 31 de octubre de 2016

CREMA DE ARROZ CON CALABAZA y CASTAÑAS

El otoño es fantástico, no solo por sus colores...también porqué con él llegan las calabazas, las castañas, los frutos secos, las setas, las coles y las coliflores y un sinfín de alimentos que nos ayudarán a estar sintonizados con la nueva estación que llega.

Es cierto que tendremos menos horas de luz pero a la vez podemos disfrutar del recogimiento, del estudio, de la lectura, de la cocina y de las reuniones alrededor de una buena comida o encuentro. Y cuando el tiempo invita, salir al campo y disfrutar de los días que todavía son templados y agradables, con la magia de la transformación de la naturaleza en su viaje hacia el interior y con todos los regalos que nos ofrece...así que no olvides llevarte un cesto o una bolsa en su defecto.

Con una deliciosa calabaza poti marron de la huerta de Anika en Artajona, con el delicioso arroz "calasparra" que no falta en mi despensa  y con las castañas que he recogido en mi último paseo por los castañales de las inmediaciones de Lekumberri he cocinado esta deliciosa crema de desayuno. 

Quién ha dicho que desayunar crema de cereal es aburrido? 
Te propongo una nueva manera de cocinar las cremas en un tiempo más reducido.



CREMA DE ARROZ CON CALABAZA Y CASTAÑAS
 Ingredientes para la crema de calabaza:
  •  1 cebolla
  • 1/2 calabaza pequeña
  • Sal Marina
  • Aceite de Oliva 
Elaboración:
Te recomiendo hacer la crema para cenar y con lo que te quede utilizar para la crema del desayuno

  • Saltear la cebolla con el aceite y una pizca de sal durante 15 minutos. 
  • Añadir la calabaza y rehogar con otra pizca de sal. Añadir agua y justo cubrir las verduras. Cuando hierva añadir un poquito más de sal. (Tiene que quedar dulce no salado!). Cocinar a fuego medio-bajo con tapa durante 20 minutos.
  • Hacer una crema con una batidora o pasa purés.
 
Ingredientes para la crema de arroz:
  • 1 taza de arroz integral
  • 1 puñado de castañas asadas peladas
  • 1 pizca de sal marina
  • 4 tazas de agua 
  • 1/2 taza de Leche de arroz opcional
Elaboración: 


  • Lavar el cereal dos veces.
  • En una cazuela de fondo grueso colocar el cereal junto con el agua y las castañas partidas en lonchas, llevar a ebullición. Una vez hierve añadir la sal y cocinar durante unos minutos. Retirar del fuego y  con tapa dejar reposar toda la noche o unas 8 horas.
  • Por la mañana llevar otra vez a ebullición y cocinar durante 25 minutos con tapa a fuego mínimo y si fuera necesario con difusor  hasta que espese. Si queremos endulzar un poco podemos añadir  leche de arroz y cocinar hasta que vuelva a espesar.
  • Se puede usar la varilla de tanto en tanto si queremos una consistencia más cremosa.
  • Ahora mezclar una parte de crema de arroz y castañas con crema de calabaza. Serviremos con algún fruto seco o semilla ligeramente tostada, de esa manera el indice glúcemico de la crema será más bajo y esta a la vez más nutritiva y rica en minerales.
Me encanta cada mañana tomar mi crema de cereales junto con una reconstituyente sopa de miso.
Únete a los desayunos energéticos y olvídate de los bajones energéticos a media mañana!

domingo, 25 de septiembre de 2016

WOK DE PASTA al Estilo Japonés

Las cenas ese eterno dilema...tenemos hambre, puede que sea tarde y habrá poco tiempo para hacer la digestión. Queremos hacer un plato único que nos sacie y a la vez que nos haga disfrutar. Todo el día trabajando y ese ratico de la cena es de gloria, de disfrute de la comida sin prisas, sin estres, el trabajo del día esta hecho y ahora es el momento de relajarnos y de descansar.

Os propongo un plato que en Baratza Kafea nos encanta, muchas veces es esto lo que cenamos el equipo, podríamos comerlo cada día porqué nunca nos cansamos de comer un buen wok de pasta!

Si, ya sabemos que much@s dietist@s no recomienda comer carbohidratos por la noche, much@s apenas incluyen cereales integrales en las dietas que proponen. Lo cierto, es que una pasta integral de calidad se digiere facilmente y en corto espacio de tiempo. Una vez realizado el proceso digestivo se transforma en energía y no grasa, convirtiendose en reservas en forma de glucogeno para la mañana del día siguiente. ¿Quién no quiere tener energía cuando se levanta por la mañana?

 WOK DE PASTA al Estilo Japonés

Ingredientes
  • 100 g Fusili Integral de Trigo Integral (o tu pasta favorita)
  • 1 cebolla (en medias lunas)
  • 1 zanahoria ( en cerillas)
  • 3 shitakes frescos (laminados)
  • Trozo de Pimiento Rojo (en tiras muy finas)
  • 1/4 de Aguacate ( en cubos)
  • Unas hojas de Rúcula
  • 1 hoja de Laurel
  • Sal Marina, Shoyu y Aceite de Oliva
  • Opcional Mirin y Aceite de sésamo tostado


    Elaboración

    • Si tienes la pasta ya cocida y almacenada en tu refrigerador es genial para elaborar con mayor rapidez este plato. Para cocinar la pasta necesitas poner al fuego en una cazuela 1 litro de agua. Una vez que hierve añades los fusilli y  cocinas a fuego fuerte sin tapa con 1 hoja de laurel y  sal marina el tiempo que indica el paquete. Una vez al dente es necesario echar a un colador y pasar  la pasta rápidamente por el grifo para soltar los almidones. 
     
    • Vierte 2 cucharadas de aceite de oliva en un wok, una vez caliente comienza salteando la cebolla durante 5 minutos con una pizca de sal, seguido añade  la zanahoria y el pimiento rojo. Necesitara otros 5 minutos para que se pongan tiernas las verduras. Incorpora el shitake para saltear 2 minutos con otra pizca de sal. Ahora vamos a colocar la pasta que esta fría encima de las verduras. Cubre con una tapa y baja el fuego al mínimo, si tienes cocina de gas probablemente necesitaras ademas de reducir el fuego  utilizar un difusor. Deja al fuego aproximadamente unos 8 minutos.

    • Ahora añade un chorrito de mirin, shoyu al gusto y unas gotas de aceite de sésamo tostado. Remueve el mínimo solo para mezclar los sabores y deja 2 minutos más al fuego sin tapar.
     
    • Sirve la pasta en un plato o bol y decora con hojas de rúcula y el aguacate. Disfruta de esa deliciosa cena que tu te mereces!