jueves, 15 de octubre de 2020

CREMA DE MIJO con CALABAZA VERDE

Hace poco me preguntaron cual era mi verdura favorita. Jo, estas preguntas son "la repanocha" porque son muchas las que me apasionan, pero sin pensar mucho conteste: la calabaza. Si, porque este fruto de la huerta me fascina, por su sabor, por su color, por su versatilidad, por todos sus beneficios y porque una vez recogida se conserva durante meses, con lo cual la tienes en la despensa y siempre tienes una hortaliza disponible para cualquier tipo de plato.

Pero tengo que mencionar que hay una que me chifla especialmente y es la "potimarron" verde. La más conocida es la naranja, mi segunda favorita...¡una exquisitez!. Así que imagínate lo extraordinariamente deliciosa que es la verde. 


 

Las calabaza "poti" como muchas abreviamos con cariño en Euskal Herría, reciben este nombre del francés. En el mundo macrobiótico e internacional se conocen como "hokkaido" haciendo mención de esa fascinante isla en Japón.   Lo cierto es, que su autentico origen  es americano, posteriormente se empezaron a cultivar en las islas niponas donde son muy populares y se encuentran  en muchos platos de su gastronomía. Hoy en día las encontramos en Europa, Asia y América. Otro nombre que reciben es kabocha y kabosha en Mexico

La calabaza verde "potimarron" es de un naranja muy intenso en el interior, se puede usar con piel porque es fina. es de sabor dulce e intenso con matices de castaña, con una textura terrosa y muy rica en  almidones. Ideal para sustituir cualquier plato que lleve patata. Vamos, nada que ver con esas calabazas que sueltan mucha agua y que apenas proporcionan dulzor o sabor. 

El otro día me preparé una deliciosa crema de mijo y calabaza verde para desayunar. Como sois tantas las que todavía andáis a vueltas con los desayunos y/o buscáis más variedad, aquí va esta sencillísima receta que os va a proporcionar todos estos beneficios.

  • Alcaliniza
  • Mantiene un buen nivel de azúcar en sangre.
  • Equilibra los altibajos emocionales
  • Energía estable y duradera
  • Favorece el esfuerzo mental
  • Contra el estrés 
  • Refuerza el sistema inmune
  • ¡Está riquisíma!

Ahora que conoces esta exquisitez, si la ves, no puedes no llevarla a casa y quedarte sin disfrutar de este saludable manjar.

 



CREMA DE MIJO CON CALABAZA VERDE

2-3 porciones

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo total: 40-45 minutos


Ingredientes:

  • 1 taza mijo
  • 1  trozo de calabaza "hokkaido" verde
  • 4 tazas de agua
  • 1 pizca de sal marina 
  • Semillas tostadas

Elaboración:

  • En primer lugar debes lavar muy bien el cereal. Normalmente lo coloco en la cazuela que lo voy a cocinar y el mijo en concreto, lo enjuago y escurro unas 4 veces.
  • En esa misma cazuela mantén el mijo, añade el agua y pon al fuego. 
  • Mientras tanto retira las semillas de la calabaza y corta en cubos medianos. Recuerda que la piel es muy fina y no necesitas de retirar.
  • Una vez que hierva el cereal, desespuma, añade la calabaza y cuando rompa de nuevo a hervir incorpora la sal. Recuerda que las cremas tienen que ser dulces, así que es un poquito de sal la que se añade. Suelo poner una pizquita por cada porción. 
  • Cocina a fuego mínimo durante unos 40 minutos aproximadamente o hasta que se consuma el agua. Si tienes una cocina de gas te recomiendo utilizar un difusor.
  • Retira del fuego y remueve para que se rompa la calabaza y todo el mijo adquiera su dulzor y color. Sirve con semillas de sésamo, calabaza o pipas de girasol o algún fruto seco tostado y troceado, de esta manera la crema será más nutritiva y energética, ayudará a mantener mejor nivel de azúcar y estará más rica.

lunes, 21 de septiembre de 2020

Tomar ALIMENTOS CONGELADOS no es comer saludable

Hace un par de meses vi que en un programa de TV, donde dicen ser periodismo de investigación, donde hablaban sobre los congelados. Aunque no suelo ver la tele me pareció que podía ser una oportunidad para aprender y completar conocimientos al respecto.

No quiero decir que fue una absoluta perdida de tiempo porque nada de lo que hacemos lo es. Siempre podemos aprender algo, confirmar lo que ya sabemos, tener algún tipo de experiencia, que en determinado momento puede servir para algo o simplemente hacernos discernir y con ello desarrollar nuestro propio criterio o pensamiento.

Tras supuestas arduas investigaciones y respaldado por análisis de laboratorio, llegaron a una conclusión muy decepcionante y perniciosa para la "población de a pie", la que se cree a "pies juntillas" que todo lo que dice la tele es verdad.  Sentenciaban que es mucho más saludable comer verduras congeladas que frescas. ¡Me quedaba atónita! y desde entonces he tenido ganas de hacer este video y entrada en el blog. 

 
La macrobiótica nos enseña la energía de los alimentos  
Me gusta la macrobiótica porque ademas de ser una gran filosofía de vida  y una forma saludable de comer, nos habla de la energía de los alimentos. Cuando tenemos esta eficiente base de datos, nos otorga la posibilidad de hacer una alimentación consciente para seleccionar los alimentos según nuestras necesidades personales. Un alimento sano, no indica que sea saludable para todo el mundo. Por ejemplo, un rabanito es una verdura maravillosa, como características enfría y depura. Si estas embarazada, estas muy delgada, te sientes muy débil o simplemente eres muy friolera, es mejor reducir su ingesta.


Consume verduras frescas y locales
Se dice que las verduras congeladas contienen más vitaminas porqué son congeladas justo al ser recolectadas. Por el contrario,  muchas de las verduras que encontramos en las tiendas y supermercados  son de Almeria, Marruecos  y otros lugares lejanos, pasando muchos días en frigoríficos hasta que son compradas. Evidentemente, esa nos es razón para decir que es más saludable comer congelados, si no para decir que tenemos que comprar verduras locales. De esta forma, comemos alimentos que contienen justo la energía que necesitamos porque son de entorno y se sustentan del mismo clima y entorno, apoyamos la economía local y se reduce la contaminación del transporte.
 

Las verduras congeladas están desvitalizadas
No solo nos alimentamos de vitaminas y nutrientes, también recibimos la energía vital del alimento. Por eso desde la alimentación saludable insistimos en tomar alimentos vivos e integrales. Cuando tomamos granos, legumbres y/o semillas estamos tomando un alimento vivo porqué contienen toda la memoria universal y con unas condiciones adecuadas germinan y se desarrolla una planta. 
 
Las verduras aunque hayan sido recolectadas anteriormente, si se ven tersas y de color intenso, nos están indicando que todavía desprenden esa fuerza vital que también llamamos Ki. Una verdura  o alimento congelado mantiene color y nutrientes pero ha perdido el Ki. Lo mismo que la mayoría de alimentos que permanece en el frigorífico durante varios días.
 
 
 Los congelados nos enfrían y debilitan los riñones
Una vez una verdura o alimento se descongela, aunque se caliente o cocine sigue aportando una energía de frio y expansión. En macrobiótica diríamos "extremo yin". El proceso de frío al que se ha sometido el alimento permanece en su memoria.

Los riñones son los órganos que además de ayudarnos a filtrar la sangre, almacenan la energía porqué son como nuestras baterías. Para mantenerse sanos necesitan calor. Los alimentos "extremo yin" como los congelados, helados, alimentos y bebidas frías,exceso de crudos, azúcar, leche, alcohol y solanáceas los dañan. Cuando esto ocurre sufrimos falta de vitalidad, pueden aflorar los miedos, se reduce la voluntad y se puede desarrollar desajustes no solo en riñones, también en vejiga y órganos sexuales.

 


No bases tu alimentación en cocina congelada
Si eres de las personas que cocinas una gran cantidad y congelas en "tapers" para después ir calentando y comiendo a lo largo de la semana. Te propongo cambiar el método, invierte en salud cocinando cada día.
 
 
 ¿Que hacer cuando tenemos excedente de verdura?
Hasta hace bien poco todas las familias hacían sus conservas para tener abastecimiento para todo el año. Cierto es que este sistema tampoco conserva el ki del alimento pero no tiene el inconveniente del congelado que como hemos mencionado "enfría".

La fermentación es el mejor recurso. Una verdura lactofermentada es un alimento vivo, más digestivo, con más vitaminas, ayuda a repoblar la flora intestinal de bacterias beneficiosas y a mantener el equilibrio, ayudan a descongestionar el hígado y están muy ricos.


Aquí te dejo el video. Si te gusta y te apetece bienvenid@ a suscribirte a mi canal.
 
 

                       



jueves, 13 de agosto de 2020

ROLLITOS DE CALABACÍN CON BERROS Y TOFUNESA

¡Menudo verano de calor! 

Con estos calores apetecen platos fresquitos. Así que por esta razón y porqué el calabacín es de temporada, he rescatado esta receta de rollitos de calabacín de mi libro "Recetas para curar el cuerpo y el alma".

 

Además, qué te parece en vez de recurrir al bocata de siempre, incluir sugerencias como esta  para llevar a la playa, la piscina o a un estupendo "picnic" en el campo. Esta receta es tan elegante que también la puedes incluir en una comida o lunch de celebración. Te aseguro que vas a sorprender a tus invitad@s. 

Abstenerse personas con una condición débil, friolera, dispersa  y/o con tendencia a la diarrea. Por el contrario es una receta que va a ir muy bien a quien sufre de calor extremo, estreñimiento, sobrepeso y/o temperamento explosivo.

Ahí, dejo la cosa. Por eso me fascina la macrobiótica, porque no solo es importante tomar alimentos naturales,  también es la de conocer la energía del propio alimento. Un calabacín que es un alimento natural, para algunas personas puede ser beneficioso y para otras puede perpetuar una condición de desequilibrio, lo mismo que el tofu. En cualquier caso y a mi parecer no es una verdura de uso diario, sino de temporada y teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente.


 

ROLLITOS DE CALABACÍN CON BERROS Y TOFUNESA

Receta para 4 raciones (12 rollitos)
Tiempo total de elaboración: 30 minutos
Tiempo de preparación del plato: 20 minutos
Ingredientes :

  • 2 calabacín grande 
  • 2 puñados de berros 
  • 1 puñado de hojas de algún tipo de ensalada roja, preferiblemente radicchio.
  • 1 puñado de germinados
  • cebollinos
Ingredientes de la tofunesa: 
  • 200 g de tofu natural
  • 2 cucharadas de miso blanco 
  • 2 cucharadas de aceite oliva virgen extra
  • 1/2 diente de ajo (rallado)
  • 1 cucharadita de zumo de manzana concentrado
  • 1 cucharadita de sal  
 


Elaboración:   

  • Lava y pela el calabacín, córtalo en lonchas longitudinales. Haz a la plancha cada loncha con muy poco aceite y con un poquito de sal. El calabacín tiene que quedar flexible pero no demasiado hecho. Resérvalo.
  • Lava los germinados y las ensaladas con abundante agua y escúrrelos bien.
  • Para preparar la tofunesa, hierve primero el tofu unos 7 minutos cubierto con agua y con una pizca de sal (este paso es esencial para asegurar una buena digestión de esta proteína vegetal).  A continuación, junta el tofu, el miso blanco, el aceite, el ajo, el zumo de manzana y un poco de agua. Bate con ayuda de una batidora hasta que la mezcla adquiera la consistencia de una mayonesa espesa.  
  • En una de las mitades de la loncha de calabacín coloca la tofunesa , y unas hojas de berro, un poco de ensalada roja y unos germinados. Enrolla el calabacín y átalo con una tira de cebollino. 
  • Coloca los rollitos en una bandeja (quedarán espectaculares si tienes alguna de porcelana blanca) y ya están listos para degustar, sorprender y sorprenderte.

 

 


jueves, 30 de julio de 2020

DORMIR BIEN, a través de una buena alimentación

Georges Ohsawa nos hablaba de las 7 condiciones de la salud y en ellas dejaba bien claro que uno de los pilares fundamentales es dormir bien. No podemos hablar de tener una buena salud si no tenemos un sueño reparador y profundo.

De hecho, ya sabemos como nos sentimos cuando no hemos dormido el tiempo suficiente o no ha sido de la calidad necesaria. Estaremos más irritables, con menor concentración, sin energía, sin entusiasmo, generara mayor estrés y ansiedad, etc. Vamos que iremos como "almas en pena por la vida". Si, además esta situación de mal sueño se hace crónico será el sendero a otros desajustes y enfermedades.

Por el contrario, qué bien nos sentimos cuando "dormimos a pierna suelta" las horas justas. El reloj biológico retorna operativo, con lo cual no se necesita de despertador. Se va la cama y trascurren pocos minutos en sumergirse en el sueño. El sueño es profundo, sin interrupciones y muy reparador. Así, que nos despertamos con "la puesta a punto" realizada y entonces derrochamos energía y buen humor.


Evidentemente, para conseguir dormir bien es importante revisar nuestra alimentación, nuestro estilo de vida, así como nuestro estado emocional. Y si tengo que señalar uno de estos 3 aspectos, siempre señalaré la alimentación porque esta va a fomentar hábitos saludables para los otros puntos.

Para que veas, como afecta nuestra forma de alimentarnos:
  • Cuando se hace una alimentación más fría y expansiva (+Yin) donde destacan:               Azúcar, estimulantes,alcohol,  refrescos, zumos, solanáceas, leche, yogures, quesos blandos exceso de especias, refinados, bollería y/o comer sin sal, etc. Vamos a necesitar muchas más horas de sueño. Probablemente nos va a costar por la noche irnos a la cama y conciliar el sueño y en cambio va a ocurrir justamente lo contrario por la mañana, "las sabanas se pegan".
  • Cuando la alimentación es más caliente y contractiva (+Yang) donde destacan:
    Carne, embutidos, quesos salados, horneados, huevos, exceso de sal o condimentos salados y/o comer poca verduras. La tendencia es a dormir menos horas. Ocurre, a menudo, que se duerme rápido pero que a las pocas horas te despierta y ya no te puedes dormir o lo haces con muchas interrupciones.



La cena es el preludio de como va a ser nuestro sueño. Así qué, esta debe de ser más bien ligera si no es temprana. En nuestra "spanish cultura" son ambas cosas que no se prodigan y esto no solamente causa problemas de insomnio y mal sueño, también en funcionamiento digestivo. El órgano más afectado es el hígado y esta es la causa de tener mal humor por las mañanas y de que cueste poner en marcha el motor.

Hay alimentos concretos que no van a favorecer tener un buen sueño, bien por ser pesados o bien por ser estimulantes. Entonces, mejor eliminar o reducir en la cena: comida frita, proteínas animales, frutos secos, legumbres (excepto las que son más ligeras como lenteja roja, guisante seco o en general, las preparadas en patés), azúcar, postres, estimulantes, especias, demasiado líquido, etc...

Evidentemente, hay muchas otras causas a parte de la alimentación. Hay quién se levanta cada noche al baño porqué necesita vaciar la vejiga. Este problema se puede, la mayoría de las veces. resolver tan solo dejando de tomar líquidos por la noche.

Hay causas emocionales como hemos comentado al principio. Si te llevas los problemas a la cama difícilmente vas a conciliar el sueño. Por el contrario, cuando sabes que has dado el máximo y/o has resuelto problemas está garantizado dormir como un "bebe".

Ahora, si quieres saber más, te recomiendo que veas este video  que he preparado con mucho cariño para ti. Ya me contarás, si te ha servido de ayuda a mejorar la calidad de tu sueño.

video DORMIR BIEN




jueves, 2 de julio de 2020

TARTAR ROSA DE QUINOA con ALIÑO DE 5 SABORES

Cuando llega el verano nos apetece sobre todo platos más fresquitos y pasar el mayor tiempo disfrutando de las actividades al aire libre. Es el tiempo ideal para cremas frías, cereales rápidos de preparar y como no ensaladas. Ahora, ojo al dato...esas ensaladas que se pueden convertir en platos únicos deben de ser los más nutritivas posibles. 

Esta ensalada en forma de tartar que te presento hoy también es una forma muy atractiva de preparar un cereal para una comida especial porque como ya sabes la vista es el primer sentido por el que degustamos cualquier plato. Una presentación coqueta digna de cualquier celebración. 

El jugo de la remolacha es un gran recurso para teñir y dar un color atractivo y divertido. Yo lo utilizo habitualmente para dar color a la tofunesa, al chucrut, a los pickles, cremas y cereales. ¿Para que la usas tu?. 

El aliño que acompaña al tartar te va a encantar porqué le proporciona un abanico de sabores atrevidos y dinámicos como la energía del propio verano. El ligeramente amargo y nutritivo aceite de oliva, el ácido y refrescante limón, el picante desenfadado ajo, el dulce afrutado del zumo concentrado de manzana y el intenso salado-ácido vinagre de umeboshi que va a acrecentar el color de la ensalada. Como resultado un aliño con los 5 sabores que va a amenizar y elevar a la excelencia cualquier ensalada o guarnición que quieras condimentar.





TARTAR DE QUINOA ROSA
3-4 raciones

Tiempo de preparación: 20 minutos
Tiempo total: 2 horas

Ingredientes:
  • 1 taza de quinoa 
  • 2 tazas de agua 
  • 2 remolachas frescas pequeñas 
  • 5 vainas (alubia verde)
  • 2 pepininillos olivas negras para decorar sal marina 
Ingredientes aliño: 
  •  3 c.s. aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vinagre de umeboshi
  • 1'5 c.s. zumo concentrado de manzana
  • 1 ajo rallado 
  • 1 cuchara zumo limón



                      




Elaboración:
  • Lava la quínoa hasta que el agua salga limpia. En una cazuela calienta 2 tazas de agua. Cuando rompa a hervir añade una cucharadita de café de sal, tapa y cocina a fuego mínimo durante 20 minutos, si usas cocina de gas y fuera necesario utiliza un difusor. Deja la quínoa enfriar. 
  • En una olla a presión o cazuela coloca las remolachas, cubre con agua y añade una pizca de sal. Cuece con tapa durante unos 20-25 minutos o hasta que estén tiernas, esto lo sabes clavando la punta de un cuchillo, tiene que entrar con suavidad. Si usas la olla acortarás la cocción unos 10 minutos aproximadamente. Enfría un poco, pela y corta en cubitos. 
  • Pon 1/4 litro de agua a hervir con una pizca de sal. Corta las vainas en trozos de 1/2 cm. Si son muy anchas puedes cortar también transversal por la mitad. Cuece sin tapa durante 4 minutos o hasta que estén tiernas pero "aldentes". Deja enfriar y reserva. 
  • Corta el pepinillo en cubitos pequeñitos. Mezcla todos los ingredientes de la ensalada hasta que coja un bonito color uniforme. 
  • Mezcla los ingredientes del aliño. Incorpora el aliño a la ensalada, mezclar bien y sirve con ayuda de un aro. Decora cada porción con una oliva negra. 
¡El éxito está asegurado!

viernes, 15 de mayo de 2020

ROLLITO DE PRIMAVERA con SALSA AGRIDULCE

Como siempre que hago cenas temáticas de cocina internacional en mi restaurante Baratza Kafea 
tengo la tendencia de hacer mi versión personal para acercar esos platos al máximo a la macrobiótica, a los ingredientes que son de temporada en ese momento o a mi gusto personal.

Así que esta receta que  te voy a enseñar a elaborar de esta basada en lo que ya conoces por la cocina asiática pero además con una propuesta un tanto diferente para hacer de ella un plato más cercano.




ROLLITO DE PRIMAVERA
8 rollitos

Ingredientes Rollito:
  • 8 laminas de arroz para rollito de primavera
  • 250 g tofu fresco
  • 1 cebolleta
  • 2 zanahorias 
  • 1/2 taza guisantes frescos
  • 1 trozo de col verde o 2 hojas de kale
  • 1 ajo fresco
  • 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 2 cucharadas de vinagre de umeboshi
  • 1 cucharadita mirin o al gusto 
  • 1 cucharadita salsa de soja opcional
  • Sal marina
  •  Aceite de oliva para freír
Ingredientes Salsa Agridulce:
  • 30 g pimiento rojo 
  • 4 cucharadas vinagre de arroz
  • 2 cucharadas melaza de arroz
  • 1 ajo pequeño
  • Sal marina o vinagre de umeboshi al gusto.
  • 1/4 taza agua
  • 1/2 c.s. maicena bio, arrow root o kuzu
Elaboración:
  • Si las laminas están congeladas saca 1/2 hora antes para que se descongelen. Si son tipo "oblea" remoja con agua fría preferiblemente filtrada durante 15-20 segundos y después deja en un paño durante 10 segundos. 
  • Corta el tofu en lonchas de 1/2 cm, coloca en una fuente y añade por encima vinagre de umeboshi para dejar macerando al menos durante 30 minutos.
  •  Por 1/2 litro de agua a hervir en un cazo. Una vez en ebullición añade una pizca de sal y los guisantes desgranados. Hierve con tapa a fuego medio durante 5-10 minutos hasta que están tiernos. Esto dependerá de lo frescos que sean los guisantes. Escurre y reserva.
  • Desmiga el tofu y reserva en un bol.
  •  Corta lo blanco de la cebolleta en medias lunas  lo verde en rodajas, la col en tiras finas, el ajo en rodajitas o medias lunas dependiendo del tamaño y las zanahorias en cerillas finas.  Coloca cada verdura por separado en uno o dos platos. 


  • Calienta un wok con el aceite de oliva. Comienza salteando lo blanco de la cebolleta con el ajo y una pizca de sal. Una vez reduce su volumen añade la zanahoria y la col, cocina durante 3 minutos. Ahora incorpora lo verde de la cebolleta, saltea 1 minutos con una pizca más de sal y agrega el tofu junto con el guisante. Cocina todo junto durante al menos 2 minutos. 
  • Rectifica de sabor con el mirin y la salsa de soja. Finaliza salteando 2 minutos. Pasa la verduras a una fuente para que no estén demasiado caliente.
  • Coloca la lamina de arroz en forma de rombo. Añade relleno justo en el medio haciendo una forma de rectángulo. Ahora dobla el pico de abajo de la lámina hacia arriba cubriendo el relleno, repite la operación con cada pico lateral llevando hacia justo el lugar contrario y cubriendo el relleno. Por último enrolla el rollito de abajo para arriba. Déjalo en una fuente con el lado que se ha pegado por abajo. Repite la operación con cada rollito.
  •  En una sartén vierte aceite de oliva para freír. La cantidad es ni tanto como para un frito, ni tan poco como para hacer a la plancha. Hacer por un lado y luego por otro hasta que se poner crujiente. No hagas a fuego demasiado fuerte. Más o menos en 1 o 2 minutos por cada lado es suficiente.
Elaboración salsa:
  •  En una jarra de batir coloca el pimiento rojo cortado pequeño y el resto de los ingredientes excepto el maicena y la mitad del agua. Pasa la batidora hasta que quede bien triturado y transfiere a un cazo para colocar al fuego.
  • Disuelve el maicena en el agua restante. Añade poco a poco en la salsa sin parar de remover. Una vez que vuelve a hervir retirar del fuego y servir en un bol.

viernes, 27 de marzo de 2020

TARTA DE FRESA

En invierno no hay mucha variedad de fruta para tomar. La naturaleza es sabia y nos proporciona siempre justamente lo que necesitamos. Evidencia que en época fría es mejor tomar alimentos de temperamento templado o frutas como la manzana, la pera, la granada o la mandarina qué si son de temporada.

La primavera nos trae muchos regalos uno de ellos es la fresa, atractiva como ella sola y de sofisticado sabor pues aporta con elegancia y frescura sabor dulce y ácido.  Un gran cóctel de vitaminas antioxidantes y por lo tanto antioxidantes y anti inflamatorias, además de entre muchísimas otras virtudes un buen remedio para el sangrado de encías.

Selecciona tus fresas ecológicas porqué por desgracia es la fruta más contaminada, puede llegar a tener más de 20 pesticidas.

 Esta misma receta podemos ir variando con otras frutas una vez que se termina la temporada de la fresa, optando mejor por frutas blandas  jugosas si se quieren incorporar crudas como es este caso.

¡Disfruta de esta exquisita receta, muy fácil de elaborar!



                                     Si te gusta...  ¡Suscríbete a mi canal de youtube!

 
TARTA DE FRESA
El tamaño es para 12 porciones, necesitas una bandeja de horno de esta dimensión u optar por hacer más pequeña reduciendo los ingredientes por la mitad.

Tiempo de elaboración: 25minutos

Tiempo total: 25 minutos + 1 hora mínimo para que se cuaje y enfrié

Dificultad: Media
Utensilios que necesitas:
Bandeja para tarta- Rallador- tabla- cuchillo- cazo pequeño- cazuela mediana con tapa- Varilla

Ingredientes:
  • ½ kg fresas partidas por la mitad, si son fresones grandes partidas en lonchas de 1 cm máxima
Ingredientes base:
  •  ½ paquete de galletas sin azúcar  
Ingredientes relleno:  
  • ½ taza de copos de avena gordos 
  • 1 taza de agua 
  • ½ taza de leche de avena
  • 1 cucharada melaza de arroz
  • 1 cucharada tahín blanco 
  • ¼ limón ralladura 
  • 1 pizca de sal marina 
Ingredientes gelatina: 
  • 2 tazas y media de agua 
  • ½ taza zumo manzana concentrado 
  • 2’5 cucharada copos de agar agar
  • 1 pizca de sal marina
  • Zumo de remolacha para dar color



Elaboración: 
  • En una fuente hacer una base de galletas.
  • En una cazuela mezclar el agua con el zumo de manzana concentrado y llevar a ebullición. Cuando hierva incorporar la sal, el agar agar y la ralladura de limón.
  • En una cazuela colocar el agua, la leche y los copos y llevar a ebullición. Añadir la sal, tapar y cocinar a fuego lento durante 10 minutos. Retirar del fuego e incorporar el tahin, la melaza y la ralladura de limón. Cocinar durante 8 minutos a fuego lento y con tapa. Añadir zumo de remolacha para que la gelatina se vuelva roja. Reservar
  • Extender encima de las galletas la crema de avena con cuidado de no levantar las galletas.
  • Cortar las fresas por la mitad y si son fresones en 3 lonchas. Colocar encima de las galletas y la crema de avena de manera decorativa.
  • Con sumo cuidado añadir la gelatina líquida por encima de la tarta cubriendo bien toda la fruta y dejar enfriar. 

viernes, 13 de marzo de 2020

CORONA VIRUS: El momento de hacerte responsable de tu salud

Cuando era pequeña y me veía que en un futuro iba a vivir en el siglo XXI me causaba un montón de excitación. Me imaginaba que íbamos a vestir con ropa "moda espacial" con zapatones, hombreras y tejidos tipo latex y que nos transportaríamos en coches voladores. Han pasado ya 20 años desde que cambiamos de siglo y lo que me he encontrado ha sido terrorífico: una mentalidad más conservadora, el cambio climático con salvajes y destructivas consecuencias, vivir a la carrera sin tener tiempo para disfrutar de las cosas simples de la vida, las relaciones sociales de manera virtual, medio planeta esquilmado y/o masacrado por occidente y lo último el corona virus y la epidemia de miedo que ha suscitado. Esto es de ciencia ficción pero de mal rollo.


Así que aunque no tenía ninguna intención de escribir sobre el Covid-19 me siento obligada a hacerlo. Evidentemente es necesario un protocolo para evitar el contagio y especialmente con las poblaciones más indefensas pero por desgracia el concepto de todas estas recomendaciones sumergen a la ciudadanía en el miedo, en la inmovilidad y la histeria. 

NO se trata de quedarnos en casa encerradas, no se trata de vaciar los supermercados para llenar nuestras despensas, no se trata de no darnos un abrazo. Se trata de cuidarnos todavía con más ímpetu y quién no lo hace empezar a hacerlo, de esa manera crearemos sistemas inmunitarios más fuertes y sociedades más sanas.

Así que estas son las recomendaciones de Macrotina:
  • Sal todos los días a caminar y si es cerca del río o la naturaleza mucho mejor. Si tienes que estar en casa dedica un tiempo para hacer estiramientos, bailar, practicar yoga y llevar consciencia a tu cuerpo. Minimiza ver la televisión y en concreto el telediario "esto es una cosa de locos" y solo potencia la paranoia. Aprovecha para hacer meditación o por lo menos respiraciones conscientes. Siente como tomas aire limpio y expulsas toxinas y CO2.
  • Centra tu vida en la salud y no en la enfermedad. Desarrollando hábitos saludables, observándote como una persona sana que tiene capacidad para afrontar la convivencia con todos los virus y bacterias que nos rodean. El corona virus es solamente uno de ellos. En caso de que pueda suceder que se contraiga la enfermedad piensa que vas a tener la capacidad suficiente para hacerle frente. Por otro lado no asumas riesgos innecesarios, así que lavate las manos frecuentemente, no beses en la boca a quien este enfermo, no estés en espacios con mucha gente con poco oxigeno y airea bien los espacios de tu casa y del trabajo.

  • Utiliza alimentos de temporada, ecológicos, de energía moderada como los cereales integrales, verduras y frutas de estación, legumbres, semillas y algas
  • Aprovecha para depurar el hígado, es el encargado de decidir que es sano o insano para nuestro organismo activando las alarmas del sistema inmune a tiempo. Evita los alimentos grasos, reduce las proteínas animales especialmente carne, embutidos, huevos y lácteos y exceso de frutos secos y aceite. Incluye verduras de hoja verde ricas en fibra, verduras con ligero sabor amargo o picante como las alcachofas y/o los rabanitos, toma a diario encurtidos caseros como pickles o chucrut. También es conveniente comer menos cantidad, no comer por la noche en exceso o no irte a la cama sin hacer la digestión.
  • Fortalece el sistema inmune: pasa menos horas al ordenador y delante de pantallas, toma algas, come principalmente mijo, arroz y cebada como cereales, hazte sopas de miso a diario a las que  puedes añadir un poco de shitake seco (potenciador del sistema inmune). Toma los alimentos lo más frescos posibles, no cocines para varios días. Utiliza variedad de verduras de raíz y legumbres especialmente azukis.
  • Alcaliniza el organismo: importante una buena masticación, no tomar alimentos procesados o de energía extrema como azúcar, carne, embutido, lácteos, exceso de crudos, refrescos, helados, chocolate, bollería, estimulantes o alcohol. Te puede ayudar añadir un poco de gomashio (sesamo tostado con sal marina) a los cereales. Bebe té kukicha. Kuzu con umeboshi es un buen remedio para la acidez.
Efectivamente practicar todos estos consejos revisten de compromiso y de voluntad. Para mi esto es ser responsable, no lo es quedarte en casa en muchos casos atiborrandote a comida mientras ves la tele, sin tocar a tus personas queridas y con la gran paranoia.

martes, 25 de febrero de 2020

MINESTRONE, LA SOPA MEDITERRANEA MÁS COMPLETA

Quienes practicamos la macrobiótica sabemos que es necesario dedicar tiempo en la cocina. De hecho nos gusta hacer una gran variedad de preparaciones para conseguir ese plato equilibrado combinado que asegura que vamos a tomar la proporción adecuada de cereal, de verduras, de proteína, etc...pero también hay otras veces que por falta de tiempo o comodidad podemos optar por cocinar un solo plato donde tener todos los nutrientes que necesitamos para hacer una comida de fundamento. Después se puede repetir tantas veces como sea necesario.

La Minestrone es una sopa italiana que reúne estas características: nutritiva y completa que además acompaña bien en cualquier momento del año puesto que puedes usar diferentes verduras. Este tipo de sopa es un gran y digestivo alimento de suculento sabor. Aprovecha cuando cocinas legumbre para guardar una poca, después es súper fácil y rápido  de preparar. Te aseguro que va a ser una fiesta aunque solo tengas esto en el menú.




MINESTRONE
2-3 personas
Preparación: 10 minutos
Tiempo total: 35 minutos


Ingredientes: 
  • 1 taza de alubia cocida
  • 100gm de pasta integral o sin gluten
  • 1 cebolla pequeña picada
  • 1 zanahoria en rodajas
  • 1 chirivía en rodajas o boniato en cubos
  • 1 tallo de apio en rodajas
  • 2 hojas de kale cortado en tiras
  • 1 taza de tomato o de salsa de tomate
  • 1 diente de ajo rallado
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal marina
  • Salsa de soja al gusto
  • Perejil. 
Elaboración:
  • Comienza salteando el ajo junto con la cebolla y una pizca de sal durante 5 minutos. A continuación incorpora el resto de las verduras y saltea otros 5 minutos con otra pizca de sal. • Cubre las verduras con 2 tazas de agua, una vez que hierva añade un poco de sal y la hoja de laurel. Cocina durante 15 minutos a fuego bajo con tapa. 
  • Mientras tanto puedes cocinar la pasta. El tiempo de cocción dependerá del tipo de pasta que utilices. Te recomiendo que la cocines al dente pues luego en la sopa se seguirá haciendo un poco más. 
  • Ahora incorpora en la sopa la alubia, el tomato (falsa salsa de tomate hecha con verduras) o salsa de tomate y el kale y cocina durante unos 5 minutos. Agrega la pasta, rectifica de agua si fuera necesario y vierte un chorrito de salsa de soja al gusto. Finaliza cocinando durante 2-3 minutos sin que hierva. 
  • Sirve con un poco de perejil picado

miércoles, 11 de diciembre de 2019

DOLMAS GRIEGOS DE KALE y ARROZ INTEGRAL


En mi restaurante Baratza Kafea organizamos una cena temática una vez al mes. Esto me da la posibilidad de salir del patrón rutinario de los menús macrobióticos, menús de fin de semana o de la carta. Lo cierto es que cada día cambiamos de menú y algunas veces incluso durante un servicio, con lo cual tengo que decir que aunque sigamos unas pautas ofrecemos una variedad increíble. 

Mi naturaleza me exige buscar nuevas propuestas y programar cenas especiales me da la posibilidad a investigar, a hacer mis propias versiones de platos internacionales y a fin de cuentas hacer lo que "me da la gana" gastronómicamente hablando.

Algunas veces es una cena vegana especial con concierto, otras viajes gastronómicos como las cenas veganas tailandesa, japonesa, Indonesia, arabe, siria, colombiana, griega, Rusa, etc..En el caso de la siria una parte de los beneficios los destinamos a favor de Zaporeak quien alimenta a mas de 1400 refugiados en Lesbos. La próxima es una cena vegana con una Puja de Gongs en la noche del solsticio de invierno. Los gongs sonaran durante 7 horas y media seguidas para purificar y sanar a quienes se acerquen para tener esta experiencia única.



Me encanta viajar y cuando lo hago me empapo de la gastronomía de los lugares que visito, aprovecho para traer algunos ingredientes pero también hay veces que una vez que decido hacer una cena temática concreta me falta algún ingrediente y tengo que improvisar. Esto me ocurrió víspera de la cena griega que no hubo manera de encontrar por ningún lado hojas de parra.  Teniendo acceso a un kale maravilloso me pareció una buenísima solución. Después me pareció que seguir la receta tradicional eliminaría el precioso color verde brillante de la hoja y con ella sus valiosas vitaminas antioxidantes. Así que cambie cocción por maceración.

Tenemos mucha suerte de que por fin se empieza a cultivar el kale en Euskal Herria porqué es una de las verduras de hoja verde más rica en fibra, contiene muchísimas vitaminas y minerales, un contenido muy bajo en oxalatos, contiene propiedades anticancerígenas y esta deliciosa.  El kale nos da la posibilidad también de tener mas variedad de verduras de hoja verde las cuales yo incluyo en cada comida.

Y ahora te comparto como elaboré esta deliciosa receta al más puro estilo macrobiótico.

Por cierto una manera muy inteligente de reutilizar el arroz que te ha quedado de la comida, una manera elegante y saludable de comer verdura verde y una inmejorable forma de aportar alimento a nuestras bacterias intestinales que con gusto se alimentaran de este arroz.




DOLMAS GRIEGOS de KALE y ARROZ INTEGRAL



 
Ingredientes:
  • 8-10 Hojas de Kale 
  • 1 taza de arroz integral
  • 1 cebolla 
  • Un puñado de uvas pasas
  • 70g de piñones (opcionales)
  • Sal marina
  • Pimienta
  • Medio limón
  • Aceite de Oliva virgen extra
  • Menta fresca
 Elaboración:
 
  • Lava el arroz y coloca en una cazuela con 2 tazas de agua fría. Coloca al fuego y una vez que hierva añade una cucharadita de sal. Tapa y cocina a fuego mínimo durante 50-60 minutos. El tiempo de cocción dependerá del tipo de arroz. A mi me encanta el Calasparra que necesita un poco menos de tiempo y siempre queda perfecto.
  • Selecciona las 10 mejores hojas de Kale y elimina el tallo. En una cazuela amplia pon agua a calentar y una vez que hierva incorpora una pizca de sal. Añade 4 hojas de kale hierve sin tapa a fuego fuerte hasta que se pongan verdes brillantes y estén "al dentes" Ten cuidado no cocinar demasiado porque entonces se pueden romper al enrollar los dolmas. Escurre reservando el agua de cocción y sin pasar por agua fría deja extendidas las hojas en una bandeja para que se enfríen. Repetir la operación hasta acabar.
  • En una sartén vierte 3 cucharadas de aceite de oliva, una vez caliente incorpora la cebolla bien picada con una pizca de sal y saltea durante 3 minutos. Añade el arroz, las pasas, los piñones y si fuera necesario un poco más de sal. Mezcla bien y cocina con tapa 5 minutos a fuego lento. Revisa que no se te pegue.Transcurrido este tiempo transfiere el arroz a una fuente cubre a ser posible con una esterilla de madera  para que se enfrié sin resecarse. Si no utiliza un trapo o una tapa.
  • Extiende una hoja de kale en una tabla, corta transversalmente el exceso de grosor que pueda tener el nervio central. Dale la vuelta  e incorpora en el centro de la hoja 1 o 2 cucharas de arroz dependiendo del tamaño de las hojas y haz un paquetito.  Mira el video para mayor aclaración. Repite la operación con cada hoja. 

  • Coloca los dolmas en un tuper o recipiente hondo. Mezcla aceite de oliva y zumo de limón a partes iguales y vierte por encima de los dolmas, seguido coloca unas ramas de menta fresca y  tapa. Mantén en el frigo o en un lugar fresco durante 8 horas. (puedes dejar más tiempo si quieres). Cuando desees comerlos sacalos un rato antes del frigo para que se atemperen.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

MACROTINA en A BOCADOS en ETB

Hace bien poco os enseñe a elaborar las deliciosas Croquetas de Mijo y Portobello. Ahora podéis ver  en el programa de A BOCADOS en ETB2 los pasos de esta preparación, imágenes de mi restaurante
Baratza Kafea y de Euskal Eskola Makrobiotika y algunos apuntes sobre la macrobiótica.

Ver video en A BOCADOS



Además os voy avisando de que el próximo 25 de noviembre salimos en el programa TXORIENE esta vez en la ETB1 donde Ana Gillegi colaboradora nuestra en Guipuzkoa os va a enseñar a elaborar unos Tacos Mexicanos de Tempeh uno de los platos de carta de Baratza Kafea.

¿Para cuando mi programa de televisión?

miércoles, 9 de octubre de 2019

CROQUETAS DE MIJO Y CHAMPIÑON PORTOBELLO

¿A quién no le gusta una buena croqueta? A mi me traen muchos recuerdos de mi infancia pues mi madre preparaba la masa y después a mi me tocaba darles la forma y rebozar. Aunque yo me llevaba la parte más trabajosa de la elaboración (ella separaba las porciones con un tenedor y yo hacia el resto)  era algo que hacia con mi madre y eso me encantaba. No puedo decir que mis padres me llevaran al campo, a la playa o de vacaciones pero si puedo contar que pasábamos domingos por la tarde haciendo repostería y que mi madre quién  ha sido una gran cocinera me ha transmitido ese arte que más tarde ha sido y es mi gran pasión.

En el inicio como podéis imaginar las croquetas eran de jamón, de queso...hasta que con 16 añicos  me hice vegetariana y entonces las croquetas pasaron a ser de espinacas. Con 32 años conseguí uno de mis grandes retos ser vegana y entonces te das cuenta de que hacer croquetas es casi una proeza si quieres seguir elaborandolas de la manera tradicional "tipo bechamel" con bebida vegetal. Y si además practicas la macrobiotica ya sabes que  mejor tomar cereal integral que harinas que nos crean mucosidad, engordan y bla, bla, bla...

Y entonces descubres las croquetas de mijo y esto es lo más. Sin gluten, fáciles de elaborar y deliciosas. Ahora quiero compartir contigo esta suculenta receta que además puedes encontrar en mi restaurante Baratza Kafea. 



 


CROQUETA de MIJO y CHAMPIÑÓN PORTOBELLO


16 croquetas
Tiempo de preparación: 40 minutos
Tiempo total: 70 minutos + el tiempo de refrigeración


Ingredientes:
  • 1 vaso de mijo 
  • 100g champiñón Portobello
  • 1 cebolla
  • 2 ajos rallados
  • 2,5 vasos de agua 
  • Bebida vegetal
  • Aceite de Oliva 
  • Sal marina
  • Orégano al gusto 
Ingredientes para el rebozado
  • Polenta
  • Harina sin gluten (Si no tienes problema con el gluten puedes usar una de trigo)
Elaboración:
  • Cortar la cebolla en cuadraditos, los champis en láminas finas y el ajo bien picadito o rallado.
  • En una cazuela calienta el aceite y empieza salteando la cebolla junto con el ajo y una pizca de sal hasta que se dore. A continuación agrega las setas y saltea durante 5-8 minutos, hasta que no suelte agua.
  •  Incorpora el mijo que previamente has lavado bien. Rehoga todo por 1 minuto, vierte el agua y cuando hierba añade la sal al gusto y el orégano. Cocina a fuego lento con tapa durante 25-30 minutos. Se debe quedar sin agua.


  • Una vez el mijo este cocinado añade bebida vegetal y pasale la batidora hasta conseguir una textura de masa de croqueta. Deja enfriar y guarda en el frigorífico al menos durante 4 horas.
  • En un bol añade la harina y un poco de agua. Si crees que la masa puede estar un poco sosa puedes añadir sal. Mezcla con una varilla dejando una textura ni muy liquida, ni espesa. Por otro lado prepara una bandeja con una capa de polenta.
  • Corta un trozo de la masa, moldea, sumerge en el rebozado de harina y cubre con la polenta. 
  • Puedes freír las croquetas en freidora o en sartén. Saca a un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y listas para servir. Disfruta de estas deliciosas y crujientes croquetas con cereal integral, sin lácteos, sin huevo y sin gluten si así lo deseas.