viernes, 25 de diciembre de 2009

LOS EXCESOS DE LA NAVIDAD.


A lo largo del año y en particular en Navidad consumimos más alimentos de los que necesitamos. Una parte de ellos los asimilamos y el resto se convierten en deshechos y toxinas. Cuando esta cantidad es pequeña tenemos la capacidad de eliminar de manera natural: mediante la orina, las heces el sudor, la respiración, etc. Si continuamos abusando, estos sistemas de eliminación natural no serán suficientes dando paso a otros como la sudoración excesiva, las pesadillas, la diarrea, el estreñimiento, el mal olor corporal, la obesidad, trastornos emocionales, etc. Si continúan los excesos comenzaran las alergias y los problemas de piel como los eccemas, soriasis, etc. En una cuarta fase pueden desarrollarse piedras en el riñón, vejiga, hígado así como conductas anormales. En una quinta fase comenzarían a desarrollarse las enfermedades degenerativas. Cuando nuestro cuerpo se encuentra saturado, esta al borde del colapso y ya no tiene mecanismos para desprenderse de los excesos acumulados crea tumores lo cual conocemos por cáncer. La función del tumor no es otra mas que la de salvarnos la vida aislando todos los excesos tóxicos en un solo punto que si no de otra manera se desplazarían a la sangre envenenándonos de inmediato.

La mayoría de las enfermedades de occidente son por exceso!!! La sobrealimentación en general va producir mayor cantidad de deshechos pero he aquí algunos de los más graves excesos que se comenten en la alimentación de nuestros días y obviamente en Navidad:

-Exceso de grasa: Las grasas saturadas de origen animal engordan, producen colesterol y saturan el sistema circulatorio. Es la principal causa de las enfermedades cardiovasculares. Además también nos hacen perder claridad y que no fluyan las ideas.



-Exceso de proteína animal:Es incluso peor que el exceso de grasa. Para eliminar el exceso de aminoácidos nuestro organismo libera nitrógeno él cual en el hígado crea urea. Esta es transportada por la sangre hasta los riñones para su eliminación. La urea es altamente tóxica la cual nos produce desmineralización además de envenenarnos.
El abuso de las proteínas animales da pie a múltiples enfermedades y bloquea el flujo de energía.

-Azúcar y endulzantes qúimicos
La droga más popular del siglo XX. Evidentemente para equilibrar tales sumas ingentes de carne necesitaremos mucho azúcar, alcohol, drogas u otros alimentos de energía expansiva. Es solo cuestión energética, de la cual perdemos el control. El azúcar actúa como un estimulante, ataca el sistema nervioso, huesos, dientes, acidifica la sangre, desmineraliza y aporta calorías vacías las cuales pueden provocar obesidad.

La alternativa que se ofrece al azúcar en una sociedad que crea un diabético ó hipoglucémico cada minuto son los endulzantes químicos como el aspartano, sorbitol y otros tantos los cuales son incluso más nocivos que el azúcar para nuestro organismo.Diabeticos OJO con su consumo por que también suben el nivel de glucosa en la sangre.

-Congelados:Una gran parte de los alimentos que vamos a comer en Navidad serán congelados. Este tipo de alimentos aunque prácticos no son el mejor alimento para nuestro organismo y mucho menos en invierno. A pesar de descongelarlos permanece en su memoria el frío extremo él cual afecta directamente a la salud de nuestros riñones centro vital de nuestro cuerpo. Así mismo su consumo atenuado puede provocar debilidad general, dolores en la parte baja de la espalda, ojeras, bolsas debajo de los ojos, infecciones de vejiga, disminución de la energía sexual, etc.

DIETAS Y AYUNOS.
Después de los grandes excesos nos sentimos mal a nivel físico y emocional. Nos sentimos pesados, sin vitalidad y bloqueados. Es entonces cuando llega el momento de las dietas y los ayunos tratamientos en muchos casos extremos que maltratan nuestro cuerpo para en definitiva comenzar otra vez a abusar manteniendo los mismos hábitos alimenticios. ¡Esto no funciona!

ALTERNATIVAS ALIMENTICIAS EN NAVIDAD.


-Mejor proteínas vegetales: (tempeh, tofu, seitan) ó pescado que carne.

-Si se comen proteínas animales es muy importante de ampliar el consumo de verduras y ensaladas. Los nabos y las setas ayudan a eliminar el exceso de grasa.

-Tenemos la suerte de tener alternativas prácticas y deliciosas a la carne en las tiendas de alimentos naturales para quien no tiene tiempo de cocinar.

-Si hacemos fritos los colocaremos en un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. También podemos añadirles unas gotitas de salsa de soja lo cual nos ayudará a digerir mejor el aceite.

-Consumir dulces elaborados sin margarinas hidrogenadas.

-Las alternativas al azúcar y los endulzantes químicos son las melazas de cereal (arroz, cebada, maíz, etc.) y las frutas secas. Hoy en día encontramos en las herboristerías una gran variedad de dulces elaborados con ingredientes naturales y de energía más moderada.´Leer siempre atentamente los ingredientes.

-Ser creativos para crear alternativas culinarias más sanas. Seguro que todo el mundo disfruta una lasagna, tempuras ó otros platos elaborados con gusto y amor.

-La tradición no tiene que ser hincharse a carne ó marisco sino disfrutar de una buena mesa. Entonces juguemos con los colores, sabores y texturas.

-Hacer platos con alcachofas y cardos nos ayudaran a ir depurando el exceso de grasas y mantener nuestro hígado e intestino en buen funcionamiento.

Vamos con unas suculentas recetas Navideñas. Un plato de cardos para ayudarnos a depurar y un guirlache alternativa al turrón duro comercial.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas Tina, hace días que me ronda una pregunta por la cabeza. Las personas que siguen una alimentación macrobiótica, cuando van a un restaurante o tienen una comida familiar, ¿se resisten y no comen postre?¿O ahora en Navidades, si van a casa de alguien, no comen ningún dulce? Soy conscicente de los efectos negativos que produce caer en la tentación, se entra en un bucle sin fin; pero ¡yo sufro envitando los dulces! Y si se cae en la tentación, ¿qué es lo mejor que se puede hacer después para enmendar el error? ¿Umeboshi? Gracias.

Tina Asensio dijo...

Hola amig@, a no ser que se tenga un problema serio de salud lo que implica ser mas estricto para sanar, mi recomendación es tener cierta flexibilidad con nosotr@s mism@s.
Cuando se decide tener una alimentación equilibrada y energética de por vida a mi parecer ese es el camino. De que nos sirve ser intransigentes y estar forzandonos constantemente? La mayoria de las veces para volver al cabo de cierto tiempo a nuestra alimentación anterior.

En cualquier caso según en que celebraciones lo mejor es no ir con demasiado apetito, comer algo antes para que no sea el hambre el que controle nuestras decisiones. Si la reunión es familiar preparo un rico postre él cual la mayoria de las veces tambien es degustado por el resto de comensales. Si tengo una buena tarta con ingredientes naturales la prefiero mil veces antes que tomar una con azucares y harinas refinadas.

Si estoy en un restaurante o en casa ajena sin opción sanota y me estoy reconcomiendo por tomar un dulce, lo disfruto y me lo tomo sin remordimientos. Después regreso a mi alimentación que es la que me da la vitalidad y la salud para conseguir todos mis objetivos y mis sueños. La macrobiótica no prohibe nada solo nos enseña cual es el resultado de comer de una u otra manera para tomar mejor nuestras decisiones en base a nuestras necesidades. Asi que practiquemosla sintiendonos libres!

Un abrazo!