sábado, 27 de julio de 2019

STOP MEDICAMENTOS para UNA VIDA FELÍZ

Los últimos días de las vacaciones los he pasado con mi madre en el Mediterráneo y me sobrecoge ver el montón de medicación que toma. Por esta razón he pensado que no estaba mal escribir algo al respecto porque si queremos tener salud es imprescindible centrarnos en ella y no en la enfermedad y para ello la última opción debería ser siempre la medicina alopática. Te cuento como llegue a la macrobiótica y como con remedios naturales podemos sanar. 


La gran mayoría de problemas de salud, por no decir todos y parecer una radical, se pueden resolver de una manera natural. Para ello evidentemente es imprescindible la prevención y esta llega a través de la alimentación, unas emociones equilibradas, el movimiento y respiración consciente, un pensamiento positivo no limitante principalmente. De esta manera obtendremos la bendición de saber adaptarnos a todo tipo de situaciones lo más elegantemente posible. 

A pesar de todo ello la enfermedad o falta de salud que es algo diferente puede aparecer en cualquier momento. Enfermedad podríamos decir que es cuando tenemos una patología concreta y falta de salud cuando hay algo que nos impide estar al máximo de nuestras capacidades impidiéndonos o ralentizando realizar nuestras metas y disfrutar de la vida plenamente. 

La falta de salud aparece en primer lugar y posteriormente si no se pone atención y medios llega la enfermedad. Antes de que esto ocurra recibimos avisos, estos pequeños síntomas son de fácil corrección con reajustes en la alimentación y/o pequeños remedios caseros normalmente accesibles y sin prácticamente efectos secundarios. 

¡Ahora! Cuando hacemos "oídos sordos" o "vista gorda" porque vivimos de manera inconsciente o porqué ilusoriamente pensamos que la solución va a venir de la mano de un medicamento, estamos invirtiendo en la enfermedad y no en la salud y eso tiene sus consecuencias. 

Si podemos solucionar pequeños desajustes con un poco de paciencia, limitando los alimentos que pueden ser nocivos y aguantando un poco "el tipo" ¿porque tratar de eliminar el síntoma?. Este viene a ser un confidente que nos indica sin filtros en qué estado se encuentra nuestra salud. Eliminarlo no evita la causa del mal sino que nos deja a la deriva de una falsa realidad como la de mantener unas pautas no adecuadas que son las que producen el desequilibrio y con ello a la larga una posible enfermedad.


Comencé con la macrobiótica por un problema muy serio de piel que me impedía hacer una vida normal. Cada vez que se agravaba la situación iba al médico y este me decía: "No te preocupes si esto no va bien probaremos con otros medicamentos". El resultado era que cada vez la ulcera que tenía se hacía más grande y de aspecto más espantoso. Llegue a tener un agujero tan profundo que se podía casi ver el hueso. Yo mientras tanto mantenía mi estilo de vida igual y claro, nada cambiaba. Bueno si, a mucho peor porqué todas esas medicinas con corticoides aunque eran tópicas eran ingeridas por mi cuerpo y cada vez estaba más intoxicada. 

Después de 1 duro año, a veces incluso sin poder andar y casi siempre con mucho dolor, sané a través de una macrobiótica bastante estricta, mucho masticar, un nuevo entorno en plena naturaleza y cerca del mar y ¡Alucina! Con primero emplastos de patata y luego de col. No solamente sane físicamente puedo decir que renací a todos los niveles. Entendí lo que significa la macrobiótica y la salud total y os garantizo que es el mejor éxtasis que existe. No hay droga ni sensación mejor que la de sentirte conectada y plena de salud. Y es por eso que decidí que quería dedicar mi vida a transmitir este bien universal. 

Me gustaría que pensarás antes de tomar medicinas si lo puedes solucionar de otra manera porqué cada una de ellas tienen contrapartida: evitan la posibilidad de crear anticuerpos; dañan el sistema digestivo, el endocrino, el circulatorio; órganos como el hígado, los riñones, el estomago; intoxican la sangre, crean fuertes efectos secundarios, eliminan los síntomas pero casi nunca evitan la enfermedad.

 

En cambio utilizar métodos alternativos nos pueden ayudar a conocernos mejor, a una sanación holística y a entender la enfermedad como una posibilidad de aprendizaje y de cambio. Si se quiere llegar a tener una vejez digna y saludable es necesario cuidarse ahora. Las personas longevas que conozco todas ellas coinciden en que no toman prácticamente medicinas. Por el contrario quienes toman pastilleros enteros tienen la salud hipotecada y todo tipo de enfermedades crónicas. 

Los medicamentos más peligrosos a mi parecer son los que se recetan de por vida. Pastilla para la hipertensión en vez de eliminar embutidos, la sal de mesa, etc e incorporar alimentos que ayuden de manera saludable a bajar la presión sanguínea. De hecho quienes practicamos la macrobiótica tenemos tendencia a una presión baja. 

El omeoprazol, pastilla para proteger el estomago recetada de por vida para muchos, es otra prueba de que simplemente cambiando la alimentación, eliminando la ingesta de medicamentos agresivos para este o tomando un alimento natural como el kuzu no son en absoluto necesarios.

Un amigo mío con colitis ulcerosa le recetaron también una pastilla "de por vida" con 40 años. Con ella podía comer lo que se le antojara, aún así a corto plazo comenzó de nuevo a tener episodios dolorosos. Cuando dejaba de tomar ciertos alimentos como carne, legumbre, azúcar o levaduras comenzó a sentirse mucho mejor. Una antigua alumna con el mismo problema tras practicar la macrobiótica varios años con sus altibajos consiguió sanar por completo. 

No se puede despreciar al completo la medicina pero si a las industria farmacéutica que se cimienta en el poder económico. Se han descubierto y ha habido en el mercado productos que sanaban como uno que curaba las hemorroides. Al cabo del tiempo han sido retirados del mercado porqué no crean el macro beneficio. Por otro lado no hay recursos económicos para la investigación de medicinas que curen el cáncer, la diabetes, etc...porque "se acabaría el chollo". 

Eres la única dueña de tu salud y por lo tanto también única responsable de tu sanación.

No hay comentarios: